lunes, 29 de agosto de 2016

Otegi Juega su Tablero


Otegi insiste en la necesidad de centrar el debate en la creación de nuevos acuerdos de país

Pendiente de la última decisión de la Junta Electoral de Gipuzkoa sobre su inhabilitación, Arnaldo Otegi ha insistido en la necesidad de «hacer el debate que necesita este país», ha acusado a Iñigo Urkullu de mantener una línea continuista del ejecutivo anterior de Patxi López y se ha mostrado convencido de que tras el 25 de setiembre el Parlamento de Gasteiz contará con nuevas mayorías que posibilitarán «crear nuevos acuerdos de país».
La posible inhabilitación de Arnaldo Otegi como candidato de EH Bildu sigue marcando los días previos al inicio de la campaña electoral de cara a los comicios del próximo 25 de setiembre. Entrevistado en Radio Euskadi, el candidato a lehendakari de la CAV de la coalición independentista ha denunciado que «estas elecciones no pueden estar sometidas a la decisión de una institución ajena al país». «El Gobierno español y Bruselas ya deciden por nosotros el techo del gasto social, las banderas que podemos o no podemos colocar, sobre la plantilla de la Ertzaintza, la política de vivienda, el fracking... ¿van a decidir, también, quién se puede presentar? ¿Y qué más?», ha sentenciado.

Arnaldo Otegi ha querido subrayar que es el momento de hacer «el debate que necesita este país». Tras censurar que «Urkullu ha decidido abandonar la vía emprendida por Ibarretxe y hacer una política continuista del ejecutivo de Patxi López» ha augurado que las elecciones del próximo 25 de setiembre «posibilitarán nuevas mayorías» y que «va a ser posible crear nuevos acuerdos de país». Cree Otegi que el nuevo parlamento contará con «una abrumadora mayoría por el derecho a decidir todo, aquí y ahora» y que también tendrá «una mayoría de progreso que apueste por recuperar lo que la crisis se está llevando en términos de derechos sociales». Según el candidato de EH Bildu «si ponemos a la gente en el centro del debate y las políticas públicas» es posible llegar a esos grandes acuerdos.

El propio Otegi fue el encargado de anunciar el pasado sábado el ofrecimiento de EH Bildu a PNV, Podemos y la mayoría sindical para llegar a nuevos acuerdos. Cree que habrá dificultades para lograr esos puntos en común «con el PNV porque en términos sociales no se aproxima a nosotros» y con Podemos porque «sabemos que tiene dificultades para definir su propio programa».

Otegi ha subrayado que «el régimen del 78 sufre una crisis estructural» y que «todo el andamiaje que se construyó hace 40 años se cae». Cree que ante esa situación había dos opciones, la primera la que ha denominado una «revolución democrática», que no ha ocurrido, y la segunda la de «salvar el régimen del 78» a la que aspira el acuerdo reciente del PP y C's. «Unidad de España y más capitalismo salvaje, eso es el pacto, esa es la invitación al PSOE», ha afirmado Otegi.

La Junta Electoral decide hoy

La Junta Electoral de Gipuzkoa dirime hoy su última decisión sobre la inelegibilidad de Arnaldo Otegi, lo hace atendiendo al recurso presentado por la defensa del candidato de EH Bildu, cuyos argumentos avanzó en rueda de prensa el abogado Iñigo Iruin. Según Iruin, la inhabilitación no se sostiene ya que la inhabilitación del derecho a sufragio pasivo es una pena accesoria y su duración se corresponde a la duración de la pena principal, en este caso de prisión y que Otegi cumplió íntegra el pasado 1 de marzo al abandonar la prisión de Logroño.

Tras la decisión de la Junta, las partes podrán acudir al Tribunal Contencioso-Administrativo esta misma semana, sala que deberá tomar su resolución entre el viernes y sábado de esta misma semana. El lunes que viene se podría cursar el recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional español, que a su vez deberá pronunciarse antes del inicio de la campaña electoral, a las 00.00 del viernes 9 de setiembre.

15.000 firmas por su concurrencia

Por su parte, la iniciativa comandada por personas de reconocido prestigio a favor de la participación de Arnaldo Otegi supera ya las 15.000 firmas. Paul Rios, Gemma Zabaleta y Pedro Ibarra presentaron el sábado el manifiesto que apuesta por los derechos civiles de la ciudadanía vasca bajo el epígrafe en inglés Basque Civil Rights.





°

En Manos de la Junta

Sí, así leído de rápido tiene una connotación muy particular que el futuro de los derechos civiles y políticos de los habitantes de la CAV estén en manos de una junta, inmediatamente viene a la mente el concepto "junta militar". Paradójicamente, cuando se trata del estado español, si esa idea se te forma en la mente... no andas tan errado.

Les presentamos este reportaje acerca de la embestida fascistoide en contra de Arnaldo Otegi, mismo que se ha publicado en Noticias de Gipuzkoa:

La Junta analiza por primera vez los argumentos de la defensa de Otegi

La decisión que este órgano administrativo tome hoy dará paso a una nueva fase, ya en los tribunales

Jurdan Arretxe

Cerrado el tiempo para las correcciones de las candidaturas, las alegaciones y las impugnaciones, la Junta Electoral del Territorio Histórico de Gipuzkoa debatirá y proclamará hoy de manera definitiva las planchas electorales que concurrirán en la pugna del 25-S. El principal punto de interés girará en torno a la segunda decisión sobre Arnaldo Otegi, que la Junta pidió a EH Bildu relevar al deducir de la documentación de la Audiencia Nacional que no puede ser elegido. Sea cual sea la decisión de este órgano administrativo, que analiza por primera vez los argumentos de la coalición, la disputa se trasladará esta misma semana al Contencioso-Administrativo.

Después de que la Junta comunicara el miércoles a EH Bildu que su cabeza de lista por Gipuzkoa, Arnaldo Otegi, no podía concurrir al tener suspendido el ejercicio del derecho del sufragio pasivo -el que permite a un ciudadano ser elegido por los demás-, la coalición ha dispuesto de un periodo para alegar contra la decisión y, llegado el caso, relevar a Otegi.

Como había anunciado semanas atrás, no hay plan B al secretario general de Sortu, por lo que a día de hoy sigue siendo el cabeza de lista por el territorio histórico.

El abogado de Otegi, Iñigo Iruin, explicó en una comparecencia ante la prensa el viernes las alegaciones presentadas. Descartada la inhabilitación especial para el empleo o cargo público -Iruin asume que esta pena, que considera principal, sigue en vigor, pero como ocurre con Iker Casanova no es aplicable-, la disputa se centra en el sufragio pasivo.

En pocas palabras y con base en el artículo 56 del Código Penal que cita la sentencia de la Audiencia Nacional en el caso Bateragune, dicha inhabilitación accesoria va ligada a la pena principal, por lo que se ejecutan de manera simultánea. Es decir, cuando Arnaldo Otegi cumplió el 1 de marzo de 2016 su condena de seis años y medio de prisión -el Supremo rebajó los diez años establecidos en el primer fallo-, también habría recuperado el derecho del sufragio pasivo.

Al asumir el criterio de la Audiencia Nacional que establece que Otegi es inelegible hasta febrero de 2021, Iruin consideró que la Junta Electoral guipuzcoana quiebra el principio de legalidad penal. Este postulado establece que una pena debe ejecutarse en los términos que quedaron fijados en la sentencia. En tal caso, el abogado de EH Bildu entiende que la inhabilitación especial del ejercicio del sufragio pasivo era accesoria y la Junta ahora la ha convertido en principal “al darle vida autónoma” hasta 2021.

Con las reclamaciones de la Abogacía del Estado, el PP y Ciudadanos, todo apunta a que tras la publicación de las listas definitivas en el Boletín Oficial del País Vasco de mañana -en la que si la Junta mantiene el criterio de la semana pasada, Maddalen Iriarte aparecerá como cabeza de lista-, la pugna seguirá en el Contencioso-Administrativo del Provincial. El fallo llegará el jueves o el viernes.

El cuarto y último paso, en la semana que arrancará la campaña electoral, será ya en Madrid, en el Tribunal Constitucional.

Recusación

Por si no hubiera suficiente marejada, los cinco miembros de la Junta abordarán esta reunión con una petición de recusación que EH Bildu registró el viernes en la junta electoral autonómica contra uno de ellos, el catedrático Iñaki Agirreazkuenaga.

“A día de hoy, Otegi está inhabilitado porque tiene una sentencia firme, no porque lo diga la Junta Electoral. La Junta Electoral lo que dice es que hay una sentencia firme. Eso no se puede cambiar: es un órgano administrativo”, declaró en una entrevista que concedió a Berria. Para Iruin, Agirreazkuenaga adelanta la que puede ser la decisión de hoy, por lo que compromete a los otros cuatro compañeros de la Junta si durante la deliberación de hoy no se abstiene.

La defensa de Otegi

Dos inhabilitaciones. Además de la pena principal de diez años de prisión que el Supremo rebajó a seis y medio, la sentencia de la Audiencia Nacional en el caso Bateragune impuso a Arnaldo Otegi dos inhabilitaciones especiales.

Empleo o cargo público. La que más debate ha generado ha sido la “inhabilitación especial” para ejercer un cargo o empleo público. Al tratarse de una “especial” y no “absoluta”, la aplicación de esta inhabilitación es imposible en la práctica. Así le ocurrió a Iker Casanova, con una inhabilitación especial que concluye en noviembre de este año. Al no ser ejecutable, ha sido parlamentario y el 25-S concurre sin impugnaciones en la lista de EH Bildu por Bizkaia.

“Pena principal”. El abogado de Arnaldo Otegi, Iñigo Iruin, explicó el viernes que la sentencia de la Audiencia Nacional entiende este tipo de privación como un tipo de pena principal, al igual que el encarcelamiento. Por eso, Iruin asegura que Otegi sigue inhabilitado hasta el 28 de febrero de 2021 bajo el mismo tipo de sanción que Casanova: “La inhabilitación para empleo o cargo público sí es una pena principal, por lo que tiene una vida al margen de la pena de prisión”.

Derecho al sufragio pasivo. Se trata de la segunda inhabilitación que pesa sobre Otegi. En otras palabras, la pérdida del derecho a ser elegido. Se trata de la vía principal en cuestión camino al Contencioso-Administrativo.

Posición del Estado. En el escrito que la Junta Electoral de Gipuzkoa asumió el pasado martes, la Fiscalía de la Audiencia Nacional asegura que una condena anterior impide que los seis años y medio de inhabilitación de Otegi concluyeran junto al final de la pena de prisión, el 1 de marzo de 2016. Es decir, que Otegi habría empezado a liquidar esta inhabilitación cuando concluyó de hacer lo propio con la anterior, en 2014.

Posición del Otegi. A diferencia de la pena de prisión o de la inhabilitación para empleo o cargo público, el abogado Iñigo Iruin explica que la Audiencia Nacional liga la inhabilitación especial del derecho del sufragio pasivo con el artículo 56 del Código Penal en la propia sentencia de Bateragune. Es un artículo que define estas penas como accesorias.

“Pena accesoria”. Este tipo de penas, según el artículo 33 del Código Penal, “tendrán la duración que respectivamente tenga la pena principal”. Relacionado con esto, Iruin sostiene que si la pena accesoria se extingue con la pena principal de prisión, “el cumplimiento es simultáneo desde su imposición”.

Cambio de pena. Otegi, por lo tanto, tuvo tres penas: dos principales (prisión e inhabilitación especial para empleo o cargo público) y una accesoria, la del derecho de sufragio pasivo, que se extinguiría con el final de la estancia en prisión. Según critica Iruin, al asumir el criterio de la Audiencia Nacional y considerar que Otegi no puede ser elegido hasta febrero de 2021, la Junta Electoral guipuzcoana convirtió una pena accesoria vinculada a la principal en una principal “con vida propia”.

Principio de legalidad penal. Con ello, insiste Iruin, se vulnera el principio de legalidad penal, según el cual una pena se debe ejecutar “y someterse a lo que se ha declarado en sentencia”. Esto es, que la sentencia de la Audiencia Nacional de Bateragune, al vincular la inhabilitación del derecho del sufragio pasivo con el artículo 56 del Código Penal, reconoce que la sanción de Otegi es accesoria y concluye al salir de prisión.

Casos anteriores. Iruin fundamenta su tesis en dos situaciones similares. La sentencia 406/2010, de 11 de mayo, del Tribunal Supremo, que establece que “la concepción de las penas accesorias como penas dependientes a la principal a la que acompañan determina que ambas permanezcan unidas desde su imposición hasta su completa ejecución”. Por otro lado, el auto 49/2016 del Tribunal Constitucional recoge que “las penas accesorias han de seguir la misma suerte que la principal”.








°

Rajoy y la Navidad Electorera

Les compartimos este artículo de opinión acerca de las veleidades navideño-electorales de don Marianito, el mismo ha sido publicado en Naiz:

Una obscenidad política

Si los españoles procedieran con un mínimo sentido político y, sobre todo, con una dignidad combativa ante los abusos del poder sobre la ciudadanía a estas horas ocuparían la calle para enfrentarse al Sr. Rajoy por el anuncio de unas posibles elecciones parlamentarias el día de Navidad de no prosperar su investidura.

Antonio Alvarez-Solís | Periodista
Maniobrar el calendario para que se produzca el hecho electoral en el día central de las fiestas navideñas constituye, con la connivencia escandalosa de la presidenta del Congreso, un pucherazo solapado y, en consecuencia, un desprecio a la ética más elemental. En Navidad queda moralmente invalidada toda consulta importante, y de la que hablamos huelga subrayar su importancia, por tratarse de fecha secularmente dedicada de una u otra forma –sea el celebrante católico o no; no sé si el Sr. Rajoy lo es– al recogimiento en familia con ausencia de toda otra ocupación. Esta característica del día es la que convierte la amenazante y posible convocatoria en un pucherazo repugnante avant la lettre y en una obscenidad política, como acabo de señalar. Se trata de una muestra de caciquismo de alcalde de pueblo, caciquismo que en Galicia se practica desde tiempos inmemoriales y que ha sometido a la gran nación gallega a un retraso sensible en su maduración política. Ahora mismo estos caciquismos están troceando al partido socialista. Galicia, repito, no entrará en la modernidad pública mientras no resuelva este problema que conlleva los primitivismos más rechazables.

El Sr. Rajoy, manipulando a la Corona, maniatando a la presidenta del Congreso y envidando una vez más con carta marcada ha decido prescindir nuevamente de la democracia al hablar de una fecha con acento muy doméstico que conllevaría las siguientes consecuencias:

A efectos de la participación, dividiendo el voto entre el fácil de depositar en la urna cercana, como es el caso en el mundo rural, muy importante aún en España por suponer un aporte demográfico muy denso, y el voto más agobiado de complicaciones para su emisión, que es el voto de las grandes ciudades. Esta división entre voto fácil y voto menos apetecible en el marco de la fiesta navideña no es, ni mucho menos, irrelevante. El voto rural falla poco, pues resulta más compatible con otras actividades en el mismo día. La urna, insisto, está al lado de casa. Tal división adelanta, pues, una abstención más alta por parte del voto granurbano, que es el más engorroso, lo cual es muy grave porque se trata del voto más informado políticamente y el de más peso en la gobernación del Estado. Cabe añadir a esta dificultad funcional la fatiga electoral acumulada por las dos elecciones precedentes, tan cercanas, y en un país muy desarmado de pensamiento.

La festividad singular de la Navidad facilita, en consecuencia, un voto muy sensible al caciquismo, como ya hemos indicado; un voto, además, menos afectado por la crisis económica y social en sus perfiles cotidianos, lo que hace de ese sufragio, ya tradicionalmente, un voto muy conservador y reacio a cambiar modos y creencias. Hay que tener en cuenta que en los pueblos funciona aún la fuerza de la vieja vecindad y de los íntimos liderazgos como base de la  convivencia, lo que da al sufragio un carácter más compacto e influenciable merced a esa intervención que actúa cotidianamente sobre la vida común. Esto es de abc en sociología.

Como consecuencia más secundaria de este híspido modo de proceder, tan perjudicial para el país, figura un daño que no se puede obviar en ningún análisis que se precie: el incremento de la inelegancia en los planteamientos y el crecimiento de la violencia verbal o gestual en los debates y contactos públicos, lo que acentúa el temor y sometimiento de los electores carentes de una masa protectora como ocurre habitualmente en los pueblos, ya que los españoles temen el combate en distancias cortas y de visibilidad peligrosa. La derecha, sabiendo todo esto, y sobre todo una derecha ruda y menospreciante como es la española, afronta las elecciones en el ámbito rural con uso pleno de todas estas armas intimidantes y con empleo de protagonistas cuya descripción ahorro si cito como ejemplo la persona del Sr. Hernando, vicesecretario de no sé qué en el Partido Popular. Dudo que la mayoría de los habitantes de la ruralía española sean capaces de enfrentarse a sus alcaldes o a esta clase de dirigentes. Esto hace que la derecha en España de históricamente una imagen espesa y municipal.

Los tres puntos que he mencionado ennegrecen aún más el futuro de la libertad, la justicia y la igualdad en España ante el turbio manejo de la fecha señalada para las próximas elecciones si el Sr. Rajoy capota al fin frente a una izquierda muy ajena a su deber en una sociedad en plena derrota. España no se remediará nada si cree que una oposición de izquierdas, aunque sea severa, puede impedir que un gobierno de derechas culmine el espolio presente. Pensar eso equivale a esperar que podemos superar el ahogamiento presente tirando del propio pie para salir del río. En España la oposición puede ser burlada, como ya se comprobó, con el simple y abundante empleo del decreto-ley, cosa que el Sr. Rajoy repetiría con todo descaro. Bruselas siempre justificará, además, ese remedio pseudo-legislativo por uno de sus socios alegando múltiples razones de seguridad, urgencia o normativa de la Unión.

Esta maniobra para falsificar nada menos que unas elecciones refuerza el predicamento que tienen las trapacerías en este país, que se presentan como una prueba de habilidad en el que engaña y una demostración de torpeza intelectual en el engañado. Lo que digo tiene su más prodigada expresión en la frase de «poner los cuernos», en cuyo acontecer el destinatario de tan despreciable insulto es sorprendentemente la víctima del supuesto engaño por parte de una multitud acanallada. Es decir, el Sr. Rajoy anuncia la presunta conversión en cornudos a la fuerza de todos los demócratas que ahora han de padecer la chocante y fea invención entre los posibles aplausos de una multitud de ferial barato. Esta captura de la libertad recuerda mucho a la caza furtiva. A propósito de lo que indico hace solamente tres días que a una serie de honrados ciudadanos les han sido puestos los «cuernos» políticos por medio de un innoble Estado que declara libre a un penado, según mi análisis injustamente condenado, pero le arrebata la función más elevada que consiste en representar en un Parlamento la ambición soberana de su pueblo. Libre por fuera, encarcelado por dentro. ¡Magnífico invento! Me refiero al caso del Sr. Otegi, persona en la que admiro su lucha por la paz y su indeclinable fortaleza en la dignificación de las urnas. Cabe añadir, no obstante, que esta injuria a lo justo servirá para fortalecer la lucha política en la calle por parte de unos vascos que aman entregadamente a su patria frente al retorcido comportamiento de una serie de políticos y parlamentarios. La andadura moral de España siempre ha tenido propensión a la caída por hacer la política solo con los pies.

Lo más doloroso de lo que queda escrito es que proceda de un español que, con lección de Cervantes o del cardenal Cisneros, siempre prefirió a Erasmo como antepasado intelectual ante las furias patrióticas de los ilustres y numerosísimos ignorantes. Ser un desterrado en el lugar de nacencia constituye la más triste situación que pueda darse. No quiero acabar, pues, este papel en que voto por el alma libre, sin citar esta frase del teólogo Leonardo Boff sobre lo que significa la liberación integral del ser humano: «La liberación supone la liberación de un tipo de dependencia vivido como un proceso deprimente y depauperador… Exige…Exige una radical ruptura con el ‘status quo’ de dependencia, no para buscar a otros de los que depender, sino para que haya una convivencia humana más fraternal…, para desobstaculizar la conducción independiente y autoaseguradora del propio camino».





°

domingo, 28 de agosto de 2016

La Herejía Vigente

Dedicamos este texto distribuido por los compas del Movimiento Mexicano de Solidaridad con cuba a Pablo Hasel, hoy por hoy empantanado por sus recientes declaraciones en contra de Cuba y de las FARC:

La revolución cubana: una herejía del siglo XX
Tatiana Coll | Profesora de la Universidad Pedagógica Nacional. Autora de El INEE
El maestro Alonso Aguilar siempre decía: La izquierda está de acuerdo en lo estratégico (la revolución socialista), pero nunca en lo táctico, es decir, en cómo, cuándo, dónde y, sobre todo, con quién hacerlo. Cada izquierda construyó su trinchera desde donde luchaba fratricidamente por la hegemonía del movimiento comunista. Trotskistas, prosoviéticos, maoístas y otros istas protagonizaron todo tipo de acusaciones y golpes bajos. Algunos con consecuencias devastadoras para los movimientos revolucionarios, como provocar la escisión entre Turcios Lima y Yon Sosa en Guatemala, o bien la traición de Monje en Perú y el asesinato del Ché, entre muchos otros. Hoy día, desde sus capillitas, algunos teóricos que nunca han construido movimientos significativos en América Latina continúan pontificando sobre el camino certero que deberían seguir los otros, los que sí intentan edificar procesos que puedan transformar la realidad enmarañada y peligrosa que nos circunda.

La revolución cubana y Fidel Castro, su principal dirigente, muy pronto dieron señales de rechazar tajantemente este camino pavimentado de dogmatismos. En una carta dirigida a los militantes del Movimiento 26 de Julio, antes del triunfo, les planteó la necesidad de no involucrarse en los debates Trotskistas-soviéticos que inevitablemente dividían al movimiento, pues se requería total unidad para enfrentar a Batista exitosamente. Así, se convirtieron en una herejía cada vez más clara. Así, desde el inicio, los soldados de los ismos que comenzaron a confrontarse con una revolución que no seguía esquemas prefigurados empezaron a fabricar clichés falsos.

Los años 60 están sembrados de anécdotas significativas, como aquel temprano discurso de Fidel que en el aniversario del asalto al palacio presidencial por José Antonio Echeverría, líder del Directorio Estudiantil Universitario, asesinado en el intento, reprendió fuertemente al joven, que al recordarlo y leer su testamento político, escrito horas antes de la acción, eliminó una frase que decía: Que la pureza de nuestras intenciones nos traiga el favor de Dios para lograr el imperio de la justicia en nuestro país. Fidel, desde entonces, planteó que cualquier tergiversación o censura sobre hechos históricos era inadmisible, que todo proceso y actor histórico puede y debe ser explicado, analizado y comprendido por todos, que el catolicismo del líder estudiantil era perfectamente compatible con su entrega revolucionaria. Este fue un tema constante de Fidel: No admitan nunca que nadie crea nada que no comprenda (Fidel Castro. La revolución cubana. 1953-1962, ERA, 1972, pág. 451).

En ese mismo tenor se desarrollaron los complejos hechos de la lucha contra el sectarismo en marzo de 1962, cuando una parte de la vieja dirección del partido socialista fue evidenciada por la práctica de asalto a la estructura del nuevo partido en formación (el PURS) y la exclusión unilateral de muchos militantes y combatientes del propio M-26-Julio, “…¿ y qué pasó con esos compañeros? Bueno, por el bajo nivel político fueron excluidos. ¿Cómo van a venir ahora con los bajos y altos niveles políticos si son compañeros que han hecho la revolución, que han hecho la guerra victoriosa, que han conducido, que han hecho posible el triunfo de la revolución socialista?” (Contra el sectarismo, ibídem, págs. 499 a 545; imprescindible lectura para entender cómo se fraguó la unidad de principios y acción propios, sin concesiones a las viejas prácticas hegemónicas y corruptas).

Ese mismo año, 1962, vio pasar uno de los momentos más críticos de la revolución: la crisis de octubre. Cuando el pueblo cubano supo de las negociaciones secretas entre Kruschov y Kennedy, y el acuerdo de retirar de manera unilateral los misiles defensivos, salieron a las calles gritando: Nikita, mariquita, lo que se da no se quita. En el difícil año de 1968, Cuba encaró diferentes retos: después de enfrentar el rebrote del sectarismo conocido como la microfracción, azuzado por la propia embajada soviética en favor de impulsar las reformas kruschovianas (Excélsior de enero y marzo), Fidel señaló que era inútil el falso optimismo de la gusanera de Miami y del imperialismo, porque Cuba sostenía posiciones en política interna e internacional divergentes e independientes. Tampoco acudió a la reunión de los partidos comunistas en Budapest. Finalmente, en el discurso del 3 de agosto, reflexionó ampliamente sobre la entrada de la URSS en Checoslovaquia: si se aceptaba que era en defensa del campo socialista, entonces debía exigirse que se defendiera de la misma forma a Vietnam y Corea. También señaló los compromisos vergonzosos de países socialistas con dictadores y oligarcas latinoamericanos y fustigó el desvío de los principios revolucionarios centrales. Ahí está el discurso para quien lo quiera leer.

En los años 70 se produjeron cambios nodales en el proceso. Se inició una etapa de debates y reflexiones en todas las organizaciones de masas, los CDR, la CTC, la ANAP, la FMC, etcétera, a partir de las cuales cinco años después se construyeron los órganos del poder popular y una nueva constitución, diferentes y propios. Desgraciadamente, muy poco analizados y estudiados. Se consolidaron las organizaciones, como la Tricontinental, la OLAS, el movimiento de los no alineados, la unión entre Cuba, Vietnam y Corea frente al diferendo chino-soviético. Además se inició la participación en la liberación de Angola, con desacuerdos sustanciales hacia la actuación de la URSS (Piero Gleijesses, Misiones en conflicto). Los años 80 vieron el proceso de rectificación que enrrumbó por caminos totalmente diferentes que la Perestroika.

Mezquino es decir que estos hechos históricos son sólo elogios de quienes esperan cheques y reconocimientos oficiales, retrata la pequeñez de esa izquierda aún encerrada en sus dogmas. Como señaló García Márquez, el primer crítico de la revolución es el propio Fidel. Hay que leerlo en detalle para comprender los verdaderos errores.






°

Ellos Somos Nosotros

Les compartimos este escrito publicado en Naiz:

¿Los otros? En este país todos somos nosotros

La llegada de las elecciones nos traerá de nuevo a la puerta la imagen de «los otros». Es decir, de quienes no hablan ni piensan como nosotros, ni votan a la izquierda abertzale. Y que se hallan repartidos por toda la geografía del País Vasco, desde la costa hasta el Ebro.

José María Pérez Bustero | Escritor
Con ello nos contagiaremos de nuevo de la panorámica que siembran los gobernantes y prensa, que nos dividen entre votantes de este partido o del otro, o de no votantes. Y asistiremos a esa especie de guerra civil verbal entre representantes de las diferentes opciones.

Esa división por grupos de votantes contiene un enorme error que también nosotros llevamos infiltrado dentro, y que deforma profundamente nuestra perspectiva de la población vasca. Más aún: que nos impide amar a este pueblo en su totalidad, ya que dedicamos nuestro apego únicamente a un segmento de su población. Alguien podría replicar «¿Es que debemos enamorarnos de quienes votan al Partido Popular, a UPN, al PSE…, como si dar el voto fuera un gesto sin transcendencia?» No es preciso realizar una interpretación de los diferentes votantes, sus razones, o el impacto de los medios de difusión. La tarea es otra: extender la mirada y caer en la cuenta de que somos un pueblo que debe funcionar como conjunto, pero que todavía no lo hace.

En realidad llevamos en las vísceras una fatídica herencia del pasado. Durante siglos tuvimos personajes y zonas que optaban por los reyes francos y no por los príncipes vasco-aquitanos, o por los monarcas de Castilla y no por los reyes navarros; luego tuvimos guerras civiles entre carlistas y no carlistas; en los tiempos modernos hemos sufrido la guerra de los seguidores de la derecha contra republicanos y nacionalistas de Arana. Y ahora habitamos esta tierra todo tipo de personas que, divididos en provincias, en partidos o en ideologías, arrastramos un pedregal de desconfianzas.

Lo más grave es que también en la izquierda abertzale nos movemos en dicho suelo. Afirmamos la necesidad de exigir nuestros derechos de independencia y socialismo; testificamos que es brutal la crueldad del Estado frente a la disidencia; explicamos que el capitalismo intenta deformar nuestras estructuras sociales e individuales; exponemos la necesidad de recoger nuestro proceso y de gestionar nuestra tierra; hacemos manifestaciones exponiendo las necesidades y dramas de este país. Muy bien todo ello. Pero no decimos, ni gritamos, ni siquiera nos siseamos al oído que todos los habitantes de este país, sea cual sea su procedencia, actitud o ideología, ¡todos ellos!, somos «nosotros». ¿Que a veces tenemos motivos para sentir enojo, fobia, rabia frente a personas con las que vivimos o tropezamos por la calle? No es necesario negarlo. Sin embargo, todas ellas, las clasifiquemos como queramos bajo el punto de vista político, social o cultural, forman parte esencial de las gentes que integramos este país.  

Entonces, ¿qué debemos hacer los abertzales, además de tener asida una profunda perspectiva de la situación actual, de luchar desde mil ángulos y de ser profundamente honrados en las instituciones públicas?». Aunque es pregunta compleja, vamos a hurgar un poco a ver si hallamos alguna respuesta que no sea simple ocurrencia. En primer lugar, nos queda un quehacer sencillo: hacer cerrar por un momento los ojos, taparnos la boca y dejarnos poseer por esa verdad básica, suelo de las demás: «que en este país todos somos nosotros». Nada de que algunos somos los maravillosos y que los demás son intrusos o parias vascos. ¡No hay parias vascos! Hay que digerir bien ese hecho e incluso hacernos una especie de cirugía mental que nos borre definitivamente el concepto de «los otros» cuando hablamos de gente vasca.

«¿Pero es que vamos a olvidar su diversidad?». En modo alguno. Simplemente asumirla y no porque somos una estirpe de santos o mártires sino porque debemos ser honestos e inteligentes. Y si nos cuesta ser ambas cosas, echemos escaleras abajo para toparnos con nuestra propia experiencia. Eso mismo: la propia experiencia. En primer lugar, que cada uno de nosotros se ponga a repasar su propia vida, y su evolución en planes, amores y apuestas. ¿No advertimos un proceso lleno de curvas? Por mi parte, si me miro a mí mismo, me doy cuenta de que he vivido a veces enmarañado, que he evolucionado mucho, que he rectificado ideas y deseos, que camino pero no sé si tomo siempre la senda justa. Y si pasamos de esa autoimagen personal, y nos mirarnos como conjunto abertzale, también nos tocará reconocer que nuestro proceso ha sido en parte cosecha y en parte rastrojo, a veces prado y otras broza y que, a la vez que somos jardín, somos matorral. Vamos, que no hemos sido ni somos una mina de oro, sino una senda.

Según vayamos digiriendo trozos de nuestra propia historia como individuos y como grupo, hasta las zonas más difíciles de tragar, y en la medida en que busquemos los sentires y datos de quienes no nos siguen, comprenderemos con mucho mayor relieve y claridad que el pueblo vasco no es una jaula de personas hechas en serie, sino que somos zonas y gentes diversas. Pero, ¡ojo! La diversidad no nos va a anular ni empobrecer, sino que puede y debe funcionar como espuela que nos impida adormilarnos en lo que somos actualmente. 

¿Pero es que en la izquierda abertzale tenemos peligro de aletargarnos? En absoluto se trata de eso, pero sí corremos el riesgo de quedarnos abrazados a nuestros escritos, ideales, manifestaciones y sedes. Ahora vienen las elecciones y a lo mejor nos pasa por la mente una vez más lo maravillosos que son «los nuestros» y lo asquerosos que son «los otros». Y en el anochecer de las elecciones, puede que nos pongamos nerviosos contando los votos. 

Pero lo que realmente deberemos hacer es acostarnos con el pensamiento clave de que tenemos un largo camino por delante y que para recorrerlo todos somos necesarios, tanto los que nos votan como quienes no lo hacen. Que por encima de los porcentajes que intentan dividir en trozos al pueblo vasco, está ese hecho que debemos sacar a la calle y gritarlo y bailarlo y pegarle con él en la cara a todos los políticos y prensa: que «en este país todos somos nosotros». Y envueltos en esa verdad nos despertaremos verdaderamente abertzales, o sea hechos personas que aman profundamente a su patria porque se abrazan con la totalidad de la gente vasca. Y tendrá lugar un hecho formidable: apenas «los otros» se den cuenta de cómo los consideramos se producirá el gran suceso de que empiezan a mirarnos con verdadera empatía.





°

El Franquismo Borbónico y el Robo de Bebés

Para los que andan por ahí afirmando que España es una democracia o para quienes torpes y anacrónicos llaman Madre Patria al estado español, les dedicamos este reportaje con respecto al robo de bebés, publicado en La Vanguardia:

La antropóloga Neus Roig sostiene que la causa de los bebés robados es "una de las asignaturas pendientes" de la democracia en España, con más de 2.000 denuncias presentadas en los últimos ocho años, que en su mayoría han sido archivadas, y un imputado en Madrid.

En una entrevista con Efe, Neus Roig, autora de una tesis doctoral sobre la trata de recién nacidos en nuestro país entre 1938 y 1996, subraya que "en España se han perpetrado sustracciones de bebés por parte de personas concretas pertenecientes a instituciones específicas de forma continuada en el tiempo".

La investigadora insta al Estado español a reconocer estos casos como crímenes de lesa humanidad, que no prescriben, así como a pedir perdón a las víctimas y a ofrecerles ayuda para sobrellevar lo ocurrido.

Roig pide al Ejecutivo español y a la Conferencia Episcopal Española que permitan el acceso a la documentación sobre partos y defunciones que obra en su poder para que los afectados puedan conocer la verdad, en vez de tener que soportar "el olvido y el silencio".

Hasta el momento, solo la titular del Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid, que investiga los casos de bebés robados en la clínica San Ramón de la capital, ha propuesto juzgar al doctor Eduardo Vela, exdirector del hospital, por firmar un certificado de nacimiento de una niña cuya supuesta madre biológica era estéril.

La experta afirma que la justicia española ha archivado de forma "masiva" las más de 2.000 denuncias presentadas a partir del año 2008 y ha puesto "trabas" para que los afectados puedan acceder a los archivos y los datos que podrían contribuir a esclarecer estos sucesos.

Pone como ejemplo que entre julio y septiembre del año 2014 la Fiscalía de Sevilla archivó las 130 denuncias sobre sustracciones de recién nacidos que había recibido.

Desde su punto de vista, la justicia española tiene la obligación de investigar casos que han sido archivados por motivos "incomprensibles" como que el juez o el fiscal no saben a quién imputar o que los hechos han prescrito.

Reclama la investigación judicial de las causas en las que se han exhumado cajas vacías -sin restos del bebé supuestamente enterrado-, se ha comparado el ADN de un cadáver con el de los padres con el resultado de que no era su hijo o se ha detectado a niños muertos sin entrada en un cementerio.

Roig ha dedicado cuatro años a la investigación, titulada "La búsqueda de la filiación biológica", en la que ha estudiado en detalle 476 casos de distintas comunidades autónomas.

Por medio de entrevistas, ha reconstruido las historias de vida de mujeres republicanas encarceladas a las que se les quitó su bebé para entregarlos en adopción sin rastro que los vincularan con la prisión, así como a las que abandonaron a sus hijos voluntariamente y otras que fueron forzadas a hacerlo.

Otras madres dieron a luz en patronatos, conventos y pisos especializados en la asistencia a jóvenes embarazadas y a otras mujeres se les comunicó la muerte de los bebés.

"Lo que más nos ha preocupado ha sido entrevistar a personas que nunca sabrán quiénes son, a las que se les ha negado su historia biológica y que no saben qué pasó con sus madres cuando les alumbraron", asegura.

El trabajo ha incluido la realización de entrevistas a una exmonja de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, médicos, comadronas, forenses, funcionarios del Registro Civil y de archivos provinciales, párrocos, responsables de laboratorios de ADN, representantes de asociaciones de bebés robados y juristas.

La investigación ha sido dirigida por dos catedráticos de la Universidad de Almería, el historiador Fernando Martínez y el antropólogo Francisco Checa, y por el profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona Santiago Castellà.

La autora presentará su trabajo en Madrid el próximo 30 de agosto dentro de las actividades organizadas por un grupo de afectados para unirse a la conmemoración del Día Nacional de los Bebés Robados y sus Familias. 





°

Ospa Eguna 2016

Por medio de Naiz y Ahötsa les compartimos la reseña de la celebración del Ospa Eguna 2016 en Altsasu:

Festivo Ospa Eguna contra la represión y las fuerzas policiales

Altsasu ha vuelto a ser escenario del Ospa Eguna para denunciar la alta presencia de las fuerzas policiales y contra la represión. También este año la Guardia Civil ha estado presente durante toda la jornada, helicóptero incluido, aunque la jornada ha transcurrido con total normalidad.

Ospa Eguna ha vuelto a ser un espacio reivindicativo y festivo para exigir el fin de la represión y denunciar la alta presencia policial en la localidad. Tras la comida popular la kalejira en la que los jóvenes de la localidad parodian la presencia de la Guardia Civil ha vuelto a ser el acto más vistoso. Helicópteros y vehículos de cartón policiales han acompañado la denuncia.

El instituto armado ha vigilado de cerca la celebración de la protesta festiva, helicóptero incluido.

Resumen de la jornada difundido por Ahotsa.info:

.
.


Ospa Eguna en Altsasu festivo y reivindicativo pese al acoso de la guardia civil

El carísimo y desproporcionado dispositivo del cuerpo militar que ha sido desplegado en la localidad de Sakana desde primeras horas de la mañana no ha impedido el buen ambiente ni la celebración de los actos previstos.









°

De Bogotá a Madrid

Sin llegar al sinsentido vertido por Pablo Hásel quien se despacha en contra de Cuba por haber favorecido los diálogos de paz entre las FARC y el régimen colombiano -no negamos que nos ha dejado soprendidos pues es un artista al que respetábamos-, los que militamos en la izquierda internacionalista entendemos claramente que la izquierda colombiana está dando un enorme salto de fé al confiar el futuro político del país a las manos de los lacayos de Washington.

Mucho puede salir mal, pero no queda otra mas que apostar por una oportunidad para ese país latinoamericano a tener una presencia sin restricciones de las opciones de izquierda más avanzadas y comprometidas en su panorama político.

Dicho lo anterior, les presentamos este análisis publicado en Naiz, en el cuál se saca a relucir los paralelismo entre lo que sucede en Colombia con lo que sucede en el Estado español con respecto al proceso de Desarme, Desmovilización y Reinserción de ETA o, todavía más a mano, la embestida en contra de los derechos civiles y políticos de los habitantes de la CAV materializada en la inhabilitación de Arnaldo Otegi.

Aquí lo tienen:

De la guerra al conflicto, en Colombia y en Euskal Herria
Las próximas horas traerán una increíblemente buena noticia que va mucho más allá de Colombia y de América Latina. En un momento de la historia mundial en que zonas como Siria se desangran en una escalada bélica imparable e  indescifrable, en que la cifra de quienes huyen de muchos lugares para salvar sus vidas sube millón a millón y en que los atentados masivos e indiscriminados se suceden de Bagdad a Estambul o París, que acabe una guerra supone un rayo de luz para todo el planeta. No es una guerra cualquiera: los cálculos más prudentes apuntan a más de 200.000 víctimas mortales en más de medio siglo. Y tampoco es un final cualquiera, porque no se ha producido por aplastamiento sino por acuerdo: aunque queda mucho por hacer, empezando por los refrendos, el detalle de los pactos alcanzados tras cuatro años de negociación entre las FARC y el Gobierno de Santos permite pensar –no solo soñar– una paz sólida y definitiva.

Ahora bien, el fin de la guerra no es el fin del conflicto político y social, sino en todo caso al contrario. «Termina la guerra con las armas y comienza el debate de las ideas», subraya el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez. «El propósito es que las FARC participen en política pero sin armas. Eso permite la profundización en la democracia», asegura el presidente colombiano, Juan Manuel Santos. Obviamente para ello es clave uno de los seis acuerdos de La Habana, el referido a la participación política. Ahí entra una de las medidas finales que más curiosas pueden resultar leídas desde aquí, y no digamos desde Madrid: la garantía oficial a las FARC de una representación mínima de cinco años en cada una de las dos cámaras legislativas.

El reto que asumen ambas partes es nuevo, por tanto. La insurgencia tendrá que demostrar en el terreno exclusivamente político que la capacidad manifestada durante décadas en el ámbito militar era fruto de una importante adhesión popular y materializarla en votos. Y el «establishment» colombiano deberá basarse en lo sucesivo en la fuerza de la razón y no solo en la razón de la fuerza, sin excepcionalidades ni trampas. Cambia el tablero, pero sigue la partida.

Madrid y Bogotá, cuestión de valentía

Desde Euskal Herria, la lectura más sencilla –y por ello manida– de este proceso colombiano es poner en valor la capacidad de una negociación directa Gobierno-guerrilla. Pero hay otras conclusiones tanto o más interesantes, que conviene no perder de vista. Una es que el Ejecutivo español, al contrario que el colombiano, no ha declarado el fin de la guerra, como hará en unas horas Santos. Es más, niega que se haya producido, aunque ello le obligue a piruetas inverosímiles como negar la condición de víctima a los muertos por la guerra sucia, hacer la vista gorda ante el informe de Lakua que certifica la práctica masiva de la tortura, ser condenado una y otra vez en Estrasburgo por negarse a investigarla o camuflar que a los presos vascos se les aplica una política excepcionalmente cruel que les sitúa claramente como rehenes de guerra (familiares incluidos).

Otra conclusión, paralela a la anterior, es que el Estado español, también al contrario que el colombiano, mantiene esa dinámica de guerra para precisamente eludir el conflicto político que abriría con la declaración de su final. Mientras con su apuesta Bogotá, o al menos Santos, muestran su confianza en ganar la batalla política a la insurgencia y por eso le abren la entrada a su Congreso y Senado, Rajoy y el resto del «establishment» español siguen poniendo candados en todas las puertas por las que pueden marcharse Euskal Herria y Catalunya. No tienen más razones, tienen más miedo.

De «Timochenko» a Otegi

La manifestación final y actual de todo este cuadro es que Rodrigo Londoño «Timochenko», comandante en jefe de la guerrilla armada de las FARC, podrá sentarse si lo desea en el Congreso colombiano en 2018, mientras si la trampa legal urdida por Madrid prospera Arnaldo Otegi, candidato a lehendakari de la coalición política EH Bildu, no podrá ser lehendakari, parlamentario, ni siquiera concejal de su pueblo, antes de 2021.

Cuando faltan menos de dos meses para cumplirse cinco años de la Declaración de Aiete, el Estado español sigue prefiriendo mantener esos rescoldos de guerra a arriesgarse a reavivar el conflicto político. Algo para lo que sabe, además, que Otegi es el catalizador más peligroso, por visión estratégica y capacidad de convicción.






°

En Memoria de Práxedis G. Guerrero

Les compartimos este parte publicado en la página de Facebook titulada Pensamientos Magonistas:


Hoy es el aniversario natal del anarquista Práxedis G. Guerrero, precursor de la Revolución Mexicana. Estas palabras las escribió su compañero Ricardo Flores Magón en su recuerdo, justo un año después de su muerte en combate contra el Ejército Mexicano de Porfirio Díaz (Fragmento):

"Práxedis fue, sencillamente, un hombre; pero hombre en la verdadera acepción de la palabra; no el hombre-masa atávico, egoísta, calculador, malvado, sino el hombre despojado de toda clase de prejuicios, el hombre de abierta inteligencia que se lanzó a la lucha sin amor a la gloria, sin amor al dinero, sin sentimentalismo. Fue a la revolución como un convencido. Yo no tengo entusiasmo, me decía; lo que tengo es convicción...

Práxedis fue heredero de una rica fortuna que despreció: no tengo corazón para explotar a mis semejantes, dijo, y se puso a trabajar codo con codo con sus propios peones, sufriendo sus fatigas, participando de sus dolores, compartiendo sus miserias. Era niño entonces; pero no se arredró ante el porvenir tan duro que se le esperaba como esclavo del salario. Trabajó varios años en México, ya de peón en las haciendas, o de caballerango en las casas ricas de las ciudades... Por fin vino a los Estados Unidos, ávido de aprender y de ver esta civilización de la que tanto se habla en los países extranjeros, y, como todo hombre inteligente, quedó decepcionado de la pretendida grandeza de este país del dólar, de la insignificancia intelectual y del patriotismo más estúpido.

Aquí, en este país de los libres, en este hogar de los bravos, sufrió todos los atentados, todos los salvajismos, todas las humillaciones a que está sujeto el trabajador mexicano por parte de los patrones y de los norteamericanos que, en general, se creen superiores a nosotros los mexicanos porque somos indios y meztizos de sangre española e india. En Louisiana, un patrono a quien le había trabajado algunas semanas, iba a matarlo por el delito de pedirle el pago de su trabajo.

Así fue como se templó ese grande corazón: en el infortunio. Nació en rica cuna y pudo haber muerto en rico lecho; pero no era de esos hombres que pueden llevarse tranquilamente a la boca un pedazo de pan, cuando su vecino está en ayunas.

Práxedis fue, pues, un proletario, y por sus ideales y sus hechos, un anarquista. Por dondequiera que anduvo, predicó el respeto y el apoyo mutuo como la base más fuerte en que debe descansar la estructura social del porvenir. Habló a los trabajadores del derecho que asiste a toda criatura humana a vivir, y vivir significa tener casa y alimentación aseguradas y gozar, además, de todas las ventajas que ofrece la civilización moderna, ya que esta civilización no es otra cosa que el conjunto de los esfuerzos de miles de generaciones de trabajadores, de sabios, de artistas, y, por lo tanto, nadie tiene derecho de apropiarse para sí solo esas ventajas, dejando a los demás en la miseria y en el desamparo.

Práxedis fue muy bien conocido por los trabajadores mexicanos que residían en los Estados del sur de esta nación, y la noticia de su muerte causó gran consternación en los humildes hogares de nuestros hermanos de infortunio y de miseria... las familias, congregadas en la noche, oían la amable y sabia plática de este hombre singular que nunca andaba solo; en su modesta mochila cargaba libros, folletos y periódicos revolucionarios, que leía a los humildes.

¿Y qué habrá ganado el hijo del pueblo, que por sostener el sistema capitalista tronchó la fecunda vida del mártir?

¡Ah, soldados que militan en las filas del Gobierno: cada vez que su rifle mata a un revolucionario, echan otro eslabón su cadena! Vuelvan a la razón, soldados de la Autoridad; son pobres, sus familias son pobres, ¿por qué matán a los que todo lo sacrifican por ver a toda criatura humana libre y contenta?...

Y usedes, trabajadores, piensen en la ejemplar vida de Práxedis G. Guerrero. Vean su rostro: es una blusa de peón la que tiene encima, y, la actitud en que está, es la misma en que se le veía cuando al frente tenía unas hojas de papel en que vaciar generosamente sus exquisitos pensamientos.

Práxedis G. Guerrero, el primer anarquista mexicano que regó con su sangre el virgen suelo de México, y el grito de ¡Tierra y Libertad! que lanzó en el obscuro pueblo del Estado de Chihuahua, es ahora el grito que se escucha de uno a otro confín de la hermosa tierra de los aztecas.

Hermano: tu sacrificio no fue estéril. Al caer al suelo las gotas de tu sangre, surgieron de ella mil héroes que seguirán tu obra hasta su fin: la libertad económica, política y social del pueblo mexicano."

-Del periódico Regeneración, 1911





°

sábado, 27 de agosto de 2016

Los Tres Acuerdos de Otegi

Y mientras el régimen español se muestra a sí mismo en toda su estulticia al amenazar con privar a los ciudadanos de la CAV de sus derechos civiles y políticos, Arnaldo Otegi continúa con su infatigable labor de hacer país.

Aquí les presentamos este artículo publicado en Naiz:
Otegi ofrece tres «acuerdos de país» a PNV, Podemos y mayoría sindical

EH Bildu ha oficializado hoy, a través de su candidato Arnaldo Otegi, una oferta de acuerdo dirigida especialmente a PNV y Podemos y la mayoría sindical, en tres ámbitos. Destaca la disposición a acudir por última vez a Madrid a intentar el reconocimiento del derecho a decidir, pero con el compromiso de recorrer ese camino en solitario si, como prevé, es bloqueada.

Ramon Sola
En pleno debate sobre si la inhabilitación o no de Arnaldo Otegi, EH Bildu se ha salido de ese foco mediático para lanzar una propuesta política novedosa y que puede tener mucho recorrido. En un acto en Donostia, ha ofrecido a PNV, Podemos, la mayoría sindical y otros agentes un triple acuerdo: para blindar los derechos sociales, para culminar la pacificación y, lo más impactante, para alcanzar el reconocimiento como país y el derecho a decidir.

En este último punto, en nombre de EH Bildu, Otegi ha explicado que están dispuestos a intentar otra vez conseguir la aceptación por parte del Estado español, como ya se hizo con el Plan Ibarretxe, a través de una doble propuesta de reforma estatutaria (CAV y Nafarroa) en la primera parte de la legislatura. Pero hacerlo incluyendo en esa ofensiva un compromiso para el caso de que, como cree muy posible, Madrid vuelva a responder no: «Que solo nos deberemos a lo que la gente decide aquí». Otegi ha formulado esta invitación «desde el principio de realidad y de la relación de fuerzas», ante la constatación de que si bien los abertzales de izquierda no creen posible una democratización del Estado español parece existir aún una mayoría en Euskal Herria que la sigue considerando factible.

Propone EH Bildu igualmente acordar con PNV, Podemos y la mayoría sindical cómo garantizar los derechos sociales de modo que Euskal Herria sea «territorio libre de recortes» y «no dejemos gente a la intemperie, en las cunetas, marginada». Y en tercer luego, consensuar fórmulas para solucionar las consecuencias del conflicto, especialmente lo relativo a los presos. Aquí ha matizado Otegi que por parte de los soberanistas de izquierda la «apuesta» por culminar la pacificación «se va a llevar hasta el final, le pese a quien le pese, porque nosotros cumplimos la palabra dada a nuestro pueblo».

Con esta triple oferta, EH Bildu remarca su iniciativa para que «esta próxima no sea otra legislatura perdida», como subraya que ha ocurrido al menos con las dos últimas: la que tuvo como lehendakari a Patxi López y la de Iñigo Urkullu. «No nos podemos permitir ese lujo», ha dicho Otegi ante casi 400 personas que le han brindado una gran ovación a la llegada.

.
.

Territorio libre de recortes, recuperar la soberanía y paz definitiva: ejes para acuerdos de país
Intervención de Arnaldo Otegi en el acto de inicio del curso. Aquí y ahora es posible.





°