martes, 17 de octubre de 2017

YouTube | Help Catalonia, Save Europe

Gracias a la atingencia de los compas que laboran incansablemente en inSurGente el siguiente video ha llegado hasta nosotros. En el video se denuncia todo lo que ha estado sucediendo en Catalunya, desde antes del referendum del 1° de octubre hasta el encarcelamiento de los Jordis en aún otro delirante auto de la "juez" Carmen Lamela:


El video alcanza en pocas horas decenas de miles de visualizaciones:

.
.

Help Catalonia. Save Europe.

What’s happening here, in Catalonia, is not an internal Spanish affair. It concerns to each and every European citizen. Share this video with your friends, family and representatives. Now, before it’s too late. HELP CATALONIA. SAVE EUROPE.

-- web --

Help Catalonia: https://helpcatalonia.eu

Òmnium: https://omnium.cat

Crida per la Democràcia: http://cridademocracia.org









°

Libertad a los Jordis

Solo un día después de cumplirse el aniversario 77 del fusilamiento de Lluís Companys - después de ser entregado por la Gestapo al régimen franquista, para quienes dicen que Españistán se mantuvo neutral durante la Segunda Guerra Mundial - la juez Carmen Lamela, con experiencia represiva ampliamente probada en el caso de los 7 de Altsasu, ha mandado a las mazmorras del estado a Jordi Sánchez y a Jordi Cuixart por haberse atrevido a hacer respetar los derechos civiles y políticos del pueblo catalán.

Lean ustedes la nota publicada en Deia:


La juez les acusa de "promover" concentraciones frente a la Consejería de Economía durante un registro de la Guardia Civil

Lamela ha adoptado esta decisión a petición de la Fiscalía, tras rechazar su solicitud de enviar a prisión por estos hechos al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, al que ha impuesto medidas cautelares leves, han informado fuentes jurídicas.

Sánchez y Cuixart, a los que la juez asigna el papel de "promotores y directores" de las concentraciones frente a la sede de la Consejería de Economía, son los únicos de los cuatro investigados por sedición en relación a ese asedio que ingresan en prisión, tras reclamarlo la Fiscalía.

En ese papel de promotores, los dos se mantuvieron al frente de las concentraciones "durante todo el día, llevando la iniciativa en una pretendida negociación con los guardias civiles, alentando y dirigiendo la acción de los congregados, incitándoles a permanecer en el lugar e impartiéndoles órdenes".

Para decretar la prisión, Lamela aprecia en el auto riesgo de reiteración delictiva, "ya que viene operando dentro de un grupo organizado de personas", y también observa "alta probabilidad" de que los investigados puedan ocultar, alterar o destruir fuentes de prueba.

Además de los hechos del 20 de septiembre, Lamela destaca también que las mismas cuentas de whatsapp utilizadas para promover el asedio frente a la Consejería, también se usaron el 1-O y desde ellas "realizaron llamadas a los participantes animándoles a permanecer en los colegios y presentar resistencia a las autoridades policiales".

La juez recuerda además la actuación de Cuixart en Badalona (Barcelona) después de que la Guardia Urbana hubiera incautado unos carteles en apoyo al 1-O que se hallaban en el interior de un vehículo.

Ese día, Cuixart y otras personas exigieron a los agentes la devolución de los carteles, a lo que estos se negaron, por lo que el líder de Òmnium y el teniente de alcalde de la localidad, José Antonio Téllez, "sustrajeron del interior del vehículo oficial todo el material intervenido" e impidieron a los agentes recuperarlo.

Con respecto a los hechos del 20 de septiembre, la magistrada relata como desde estas entidades se lanzaron mensajes en las redes sociales no para participar en una manifestación pacífica, sino para la "protección" de sus gobernantes con consignas como "parar a la Guardia Civil".

Tanto es así que algunos de los congregados pincharon ruedas y destrozaron diversos coches mientras otros empujaron a los agentes, y hubo quienes bloquearon la salida de un vehículo.

"Todos estos hechos de carácter objetivo ponen de manifiesto (...) que la actuación de ambos investigados, apelando a la resistencia, estaba orientada a impedir la aplicación de la Ley y de las resoluciones", destaca el auto.

Con ello, según la juez, pretendían "impulsar y asegurar la celebración del referéndum ilegal de independencia y con ello la proclamación de una República catalana, independiente de España, contraviniendo con ello la Constitución".

La juez apunta a Cuixart y Sánchez como los "interlocutores" de las movilizaciones, pero sin aceptar las opciones que los especialistas de seguridad ciudadana proponían para evitar o disminuir los riesgos, ni tratar de desconvocar o diluir esas concentraciones.

En este sentido recoge el llamamiento de Sánchez a los congregados frente a la Consejería de Economía: "Que nadie se vaya a casa, será una noche larga e intensa".

Del mismo modo, señala que el líder de Òmnium pidió que la movilización ante Economía no se detuviera y recuerda como ambos, subidos a un coche de la Guardia Civil, llamaron a "la movilización permanente".



Las muestras de solidaridad no se han hecho esperar, como esta movilización convocada por Gure Esku Dago:






°

lunes, 16 de octubre de 2017

Convocan Movilización por Iparra

Desde Sortu lanzan una convocatoria para unirse a la movilización en defensa de Ibon Iparragirre, exigiendo su inmediata liberación ante el dramático empeoramiento de su estado de salud:

Ibon, ¡a la calle ahora!

La criminal política penitenciaria española está matando al preso político Ibon Iparragirre, enfermo de sida. Tras su detención, fue trasladado a la prisión de Sevilla II, donde su carga viral se multiplicó por ocho. En 2011, debido a su delicada situación, le fue aplicado el artículo 100.2. A través del mismo, decretaron prisión atenuada, lo que le permitió cumplir la condena en casa. Sin embargo, en 2014, enviado a injustamente prisión. Desde entonces, a causa de la extrema situación que padece, se han encendido varias veces las alarmas. La última, en mayo, cuando fue hospitalizado en Madrid con carácter de urgencia.

Según la última analítica realizada en el hospital madrileño, Ibon sólo tiene 20 defensas cuando cualquier persona sana tiene entre 723 y 1.124. En 2011, cuando le fue aplicada la prisión atenuada, su analítica recogía 51 defensas, es decir, su vida corría verdadero peligro. Ello evidencia que Ibon es víctima de un trato cruel y de una dejadez inhumana. Son responsables de esa situación unos estamentos penitenciarios, judiciales y sanitarios concretos, como el juez de vigilancia penitenciaria, el vicedirector médico de Alcalá-Meco y el director de la misma prisión.

El médico forense le ha comunicado que si contrae cualquier infección volverá a su localidad en ataud, que puede morir en cualquier comento.

A día de hoy, la decisión de dejar libre a Ibon está en manos del juez Castro y del médico de la cárcel de Alcalá Meco. Si no liberan inmediatamente al preso de Ondarroa, serán los responsables de una muerte anunciada.

¡Ya basta! La dinámica de la izquierda abertzale KALERA KALERA denuncia el trato inhumano y despiadado al que está siendo sometido Iparragirre. Su vida corre verdadero peligro. Si lo mantienen en prisión lo condenan a la pena de muerte.

Para denunciar esta situación y para exigir la libertad de las presas y presos gravemente enfermos, convocamos una serie de concentraciones para el miércoles, 18 de octubre, a las 19:00 frente a los juzgados de los partidos judiciales. Es responsablididad de todas y todos traer a Ibon vivo a casa, movilicémonos.

Bizkaia: Bilbo, Barakaldo, Getxo, Gernika y Durango
Gipuzkoa: Donostia, Tolosa, Eibar, Irun, Azpeitia y Bergara
Araba: Gasteizen
Nafarroa: Iruñea, Tutera y Tafalla









°

Madrid Huye Hacia Adelante

Tras recibir el claro mensaje - en alemán, para que los catalanes no entiendan - por parte del luxemburgués Juncker de que Europa no va a castigar al régimen borbónico bananero por el uso de sus instituciones armadas en contra de la ciudadanía, los palafreneros de Felipe Borbón y Franco le suben el tono a sus declaraciones en contra del pueblo catalán.

Les compartimos este artículo dado a conocer por Público:


Sáenz de Santamaría da a la Generalitat hasta el jueves a las 10.00 h para que revoque la declaración de independencia. Rechaza la petición del president para reunirse con Rajoy y retomar el diálogo.

P. D.

"Está en su mano evitar que se den los siguientes pasos". Así ha respondido el Gobierno a la carta que Carles Puigdemont ha enviado a Mariano Rajoy como respuesta al requerimiento que, el pasado miércoles, dio inicio a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

La vicepresidenta ha vuelto a dejar la pelota en el tejado de la Generalitat y, sin avanzar las posibles medidas que el Ejecutivo central aplicaría en caso de que no haya una respuesta clara el próximo jueves, a las 10.00 horas -cuando termina la segunda parte del plazo del requerimiento-, ha instado al president catalán ha "revocar" la declaración de independencia que Moncloa da por proclamada.

Soraya Sáenz de Santamaría pidió "claridad" al Govern catalán. "No era muy difícil contestar sí o no", incidió en una rueda de prensa en la Moncloa. "No se entiende el empeño de prolongar la confusión salvo que sea para contentar a sus apoyos más radicales y tensar la situación al límite", siguió la número dos de Rajoy, que consideró que la ambigüedad de Puigdemont responde a un intento de buscar apoyos internacionales que a dar respuestas a la ciudadanía.

Por ello, ella tampoco aclaró qué ocurrirá si, llegado el jueves, no llega una respuesta clara por parte de la Generalitat negando que haya proclamado una declaración unilateral de independencia (DUI). Sí recordó, en tono amenazante, que el Gobierno central cuenta con el apoyo de una "amplísima mayoría parlamentaria" -en relación al PSOE y Ciudadanos que, con el PP, conforman el 70% de los diputados del Congreso- e incidió: "Nadie ha tenido tan fácil dar una respuesta y nadie ha tenido tan fácil evitar que se aplique la Constitución".

No obstante, intentó calmar los ánimos al recordar que aplicar el artículo 155 de la Constitución "no es para suspender el autogobierno, sino para que se ejercite con acuerdo a la legalidad constitucional  y estatutaria". "Tenemos la impresión que los sectores más radicales de los apoyos [a Puigdemont] quieren que nosotros entremos a explicar las medidas. Lo que se busca es reponer la legalidad. Pero no es difícil que en estos tres días vuelva a la sensatez", insistió.

Portazo al diálogo

Rechazada queda, por tanto, la invitación al diálogo lanzada por el president de la Generalitat. No sólo porque Rajoy esté viajando a Galicia -ante la crisis de los graves incendios que asuelan dicho territorio- o porque tenga agenda prevista en Bruselas los próximos jueves viernes, sino porque Moncloa ni siquiera plantea esa posibilidad: "El diálogo no se exige, se practica".

"No resulta creíble que Puigdemont haga un llamamiento al diálogo cuando se niega al debate con la oposición en el Parlament de Catalunya y cuando impone sus posiciones al conjunto de los ciudadanos", argumentó Sáenz de Santamaría, que insistió en que tanto el Ejecutivo central como la "mayoría parlamentaria" que le apoye ya le han invitado a dialogar, pero en el Congreso de los Diputados. "Nadie le niega el diálogo, pero tiene que hacerse dentro de la ley, con la máxima claridad y en el Congreso, que es donde está representado el conjunto de los ciudadanos", zanjó la vicepresidenta.

Así las cosas, dado que el Gobierno de Rajoy considera que Puigdemont "no ha respondido" a su requerimiento, ahora se activa el segundo plazo del mismo. Si la Generalitat no responde que no ha proclamado una DUI antes del jueves a las 10.00 horas, el Ejecutivo central comenzará el siguiente paso de la aplicación del 155. Es decir, mandará el requerimiento al Senado que, con la mayoría absoluta del PP, "podrá adoptar las medidas necesarias" para obligar a Catalunya a cumplir las obligaciones constitucionales y dejar de "atentar" contra "el interés general de España", reza el artículo. De momento, habrá que esperar. Según Sáenz de Santamaría, sólo en las manos de Puigdemont está "evitar que se den los siguientes pasos".






°

domingo, 15 de octubre de 2017

Handia

No podía haber sido de otra manera, en cuanto hemos leído esta reseña en El Periódico nos ha parecido esencial compartirla - sobre todo por el contenido de su último párrafo - en nuestro blog, bajo la inigualable etiqueta Kurlansky-Arzalluz.

Vean por ustedes mismos:


Llega al cine la vida de Mikel Jokin Eleizegi, que llegó a ser el hombre más alto de Europa y recorrió el continente convertido en atracción de feria

Nando Salvà

Decía el historiador Georges Dumézil que «un pueblo sin mitos está muerto». Los mitos ofrecen a la sociedad que los alberga y los difunde una carta de fundación, una forma de interpretar el mundo. Animan lo real, le dan sentido profundo y hasta condicionan su mera existencia, y de ahí que las fronteras entre lo legendario y lo real sean a menudo difusas.

Sobre esa certeza se construye la película que, situada a medio camino entre el 'biopic' y el cuento popular, hace unas semanas proporcionó a los directores Jon Garaño y Aitor Arregi el Premio Especial del Jurado del Festival de San Sebastián. El asunto de 'Handia' –que llega a los cines el próximo viernes– es el Gigante de Altzo, considerado por los vascos como una figura esencial de su folclore y su identidad cultural. Muchos de ellos, sin embargo, ignoran que tras ella hay una persona de (mucha) carne y (mucho) hueso: Mikel Jokin Eleizegi, que hace poco menos de dos siglos se hizo famoso en toda Europa gracias a sus 227 centímetros de altura. Hay fuentes que le atribuyen hasta 242.

Acromegalia

Nació en 1818 en Altzo, en el corazón de Guipúzcoa. El cuarto de nueve hermanos, pasó la infancia y adolescencia rodeado de normalidad: trabajando en el campo, jugando a la pelota vasca, yendo a misa los domingos. Al cumplir los 20 años, sin embargo, empezó a crecer desmesuradamente víctima de la acromegalia, una forma de gigantismo en la que la secreción excesiva de la hormona del crecimiento se inicia en la edad adulta. Inmediatamente, muy a su pesar  –según recuerda 'Handia', él se consideraba a sí mismo un «aborto de la naturaleza»–, Eleizegi se convirtió en algo así como un fenómeno local. Se dice que la circunferencia de su txapela era de 62 centímetros y la anchura de sus guantes de 33, y que sus abarcas medían 42 centímetros, el equivalente a un número 63 actual.

En aquella época un empresario estadounidense llamado Phileas Taylor Barnum se hizo famoso gracias a sus circos de rarezas, que atraían a miles de personas para admirar a mujeres barbudas, enanos, seres deformes y, cómo no, gigantes. La escasez generada por la guerra carlista impulsó a José Antonio Arzadun, vecino de Lecumberri (Navarra), a tomar ejemplo y formar una sociedad junto a la familia Eleizegi para exhibir al gigante por diversos pueblos. En virtud del acuerdo la empresa se comprometía a pagar a Mikel tres onzas de oro y a proporcionarle todo el tabaco que pidiese por su trabajo; asimismo aceptaba no embarcarle en ningún mar sin su consentimiento y a permitirle asistir a misa todos los días de precepto, estuviera donde estuviera.

De modo que el Gigante de Altzo comenzó a recorrer España, primero, y Europa después como una atracción de feria, exhibiendo sus 242 centímetros de envergadura y sus 203 kilos de peso vestido de turco o de general de la armada española, dando vueltas sobre sí mismo y permitiendo que la gente pasara bajo sus brazos en cruz para apreciar su enormidad. Actuó en Madrid para Isabel II, en Francia para el rey Luis Felipe, en Portugal para la reina María de la Gloria y en Inglaterra para Victoria I. Fue en Gran Bretaña, durante una convención de gigantes, que quisieron emparejarlo sentimentalmente con una mujer que al parecer le llegaba por la barbilla. Parece ser que la reacción de Eleizegi al respecto fue tajante: «'Aita guazen Altzo-ra'», fueron sus palabras. «Padre, vámonos a Alzo».
Tuberculosis pulmonar

Según la película, de regreso a su pueblo el gigante siguió sufriendo terribles dolores mientras su cuerpo seguía creciendo. Murió con 43 años por una tuberculosis pulmonar. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Altzo pero, cuenta la leyenda, que alguien robó sus huesos. Pese a ello, una vez enterrado siguió creciendo de forma imparable, aunque de forma simbólica.

Uno de los efectos que la creación del mito acarrea es la magnificación de la realidad. Entre otras exageraciones, del Gigante de Altzo hoy se dice que bebía 23 botellas de sidra al día, y que necesitaba a diario una cantidad de comida suficiente para alimentar a tres personas adultas. Su anatomía asimismo invita a otras conjeturas más morbosas. En una escena de 'Handia', durante el encuentro del protagonista con Isabel II, la monarca pregunta abiertamente si todas las partes de su cuerpo tienen un tamaño proporcional, y es razonable suponer que buena parte de quienes pagaban por verle tenían la misma duda. «En la película hay datos reales y mucha ficción y en realidad no queremos que el espectador sepa con seguridad qué es cierto y qué no», explicaba Arregi en San Sebastián. La intención, añaden los directores, es hablar de cómo leyenda e historia se mezclan y cómo la una reconfigura la otra.

Por su propia naturaleza la leyenda tiene un alto valor metafórico, y a 'Handia' las metáforas le rebosan por las costuras. En manos de Garaño y Arregi, por un lado, la historia de Eleizegi puede entenderse como la de un pueblo entero: la extrañeza irremediable de un hombre que habla una lengua distinta y se siente incomprendido parece conectar con la de todo el pueblo vasco. Por otro, el hombre cuya talla de pantalón cambia constantemente personifica una época marcada por la inestabilidad y la convulsión, en la que chocaron intensamente el antiguo régimen y la vida aldeana con un mundo cada vez grande pero cada vez más conectado. En palabras de Garaño, «encarna una reflexión sobre el modo en que el ser humano se ve abocado a cambios imparables». El hombre, pues, convertido en un símbolo, en un mito que, centímetro a centímetro, se hace cada vez más grande.


Ahí mismo comparten el trailer de Handia con subtítulos en castellano, vía YouTube:

.
.







°

Entrevista a Jordi Muñoz

Domingo de entrevistas y aquí les compartimos esta con respecto a la situación actual en Catalunya que ha proporcionado Jordi Muñoz a Público:


El politólogo Jordi Muñoz explica las razones de fondo del auge del soberanismo en Catalunya, y deja claro que ha venido para quedarse. En buena parte, por la estrategia recentralizadora del PP, con la colaboración imprescindible de los socialistas

Carles Bellsolà | @bellsola

Es pesimista, pero al modo gramsciano, el del pesimismo de la razón. El politólogo Jordi Muñoz (Valencia, 1979), no ve una resolución sencilla al proceso soberanista. Cree que se enquistará durante bastante tiempo, con dos actores en posiciones opuestas y difícilmente conciliables. Por una parte, un Estado español situado en un "cierre absoluto", que está dispuesto a llegar donde haga falta para impedir no ya la independencia, sino un referéndum acordado que daría "solución al conflicto". Por otro lado, un sector mayoritario de la sociedad catalana, igualmente dispuesto a la "resistencia" contra el "autoritarismo". Muñoz, que se ha convertido sin pretenderlo en uno de los analistas más solicitados en todo tipo de foros y medios de comunicación, analiza en profundidad en entrevista con Públic el movimiento soberanista, sus causas y raíces, su composición y, en la medida de lo posible, su evolución futura.

¿Qué pasó exactamente martes en el Parlamento?

Lo que pasó era relativamente esperable [declaración de independencia pero en suspenso]. Entra dentro del marco estrecho que tenía el Govern para reconocer el resultado del referéndum y sus implicaciones -aunque con cierta ambigüedad-, y al mismo tiempo dejar margen para buscar una solución dialogada.

Parte del independentismo considera que había que proclamar la independencia formalmente, justamente para tener más fuerza para negociar

Es una hipótesis. Hasta que no lo veamos no lo sabremos. También existe la hipótesis contraria: la de que con una aproximación más cautelosa el independentismo se carga de razones y aumenta la comprensión hacia su posición de sectores que pedían poner el freno y dar una oportunidad al diálogo. Dentro y  fuera de Catalunya, y los de dentro creo que son más importantes.

El soberanismo, o parte de él, en cambio, da mucha importancia a la opinión internacional

Soy muy escéptico sobre el papel de la comunidad internacional. No digo que no sea importante, pero donde más se debe poner el foco es dentro de Catalunya. Al final, somos nosotros los que tenemos que convivir entre nosotros, y por lo tanto son importantes los consensos internos que se puedan construir. Aunque sea con delicadeza.

¿Hay independentistas que rechazan una ruptura, o que les da miedo?

También los hay. Y es lógico que así sea. En una sociedad tan compleja y plural como la catalana, un movimiento que aglutina al 50% del electorado es necesariamente muy diverso, y tiene muchas contradicciones y muchas posiciones diferentes. Esto se ha puesto de relieve al ver cómo el independentismo ha tenido muchos nodos de decisión y muchas estrategias diferentes. Tiene mérito, de hecho, la capacidad que ha mostrado de llegar a una cierta unidad de acción. Y hay mucha gente que no ha venido a este mundo a desobedecer leyes.

Usted había recalcado en alguna ocasión que, para llegar a la independencia, en algún momento habría que desobedecer

El independentismo ha abusado durante mucho tiempo de un cierto lenguaje naif, aunque la ha ido perdiendo. Se había hecho mucha broma, hablando de manifestaciones de abuelitas, del melindrisme, pero el movimiento independentista ha ido madurando y asumiendo la complejidad de su reto y sus costes potenciales. Las imágenes del 1-O, de tanta gente de toda edad y condición defendiendo los colegios electorales han hecho visible la pérdida de inocencia del independentismo. La preparación clandestina del referéndum también es una muestra de que el independentismo era capaz de ir más allá de cadenas humanas y camisetas de colores, y que es un movimiento sociopolítico con una capacidad operativa muy importante.

Entonces, ¿lo de la "revolución de las sonrisas"?

Todos los movimientos necesitan presentar la cara más amable de sus propuestas. Igual hacen los Comuns con la revolución democrática del sur de Europa. Si Syritza hubiera hecho campaña diciendo: "mirad, nosotros lo intentaremos, pero es casi seguro que no tendremos éxito, porque la estructura de poder en la UE no nos lo permite", no habrían ganado las elecciones. Si el independentismo hubiera dicho: "queremos la independencia, pero como que el Estado español no lo permitirá en ningún caso, esto será prácticamente imposible sin una confrontación muy fuerte", tampoco habría ido a ninguna parte.

Cualquier movimiento debe arrancar presentando sus aspectos más optimistas. Después las cosas pueden ir cambiando. Hay muchas cosas que parecen imposibles y que luego no lo son. Y los hay que parecen imposibles y lo siguen siendo. Ahora, una cosa es potenciar la parte amable de tu discurso, y otra es no tratar a la población como a gente adulta.

¿Puede poner algún ejemplo?

Lo que pasó el martes en el Parlamento. Hubo una gestión nefasta. Dos días antes, estaban explicando a la gente algo que no se correspondía con lo que se estaba hablando por debajo. Desde el mismo 1-O deberían haber explicado las cosas de forma un poco más transparente. Si realmente la discusión estaba en estos términos -lo que es razonable, por la respuesta represiva del Estado y su cierre absoluto al diálogo-, habría sido de agradecer más transparencia con la propia base del movimiento independentista.

Ante este cierre al diálogo, pues, ¿se debería conformar el independentismo con alguna otra cosa que no sea la independencia?

Forma parte del juego intentar transformar la realidad. Si se da como inmutable la realidad del momento, renuncias a la intervención transformadora sobre la realidad. Todos podríamos pensar que la democracia española no tendría la misma madurez que demostró la británica con Escocia. ¿Pero entonces tenemos que renunciar a transformar esta realidad? Yo creo que no. Una gran parte de la sociedad catalana -y una parte nada despreciable de la sociedad española- ve que llegará el momento en el que la situación deberá resolverse democráticamente, y que esto caerá por su propio peso. Quizás al final España prefiere la represión más absoluta ... pero está bien darle una oportunidad. De hecho, lo que ha sucedido desde el 1-O ha sido algo así como una prueba de estrés para la democracia española.

¿La ha superado?

No. Es evidente que no. El Estado español tiene muchos instrumentos y no tiene demasiados escrúpulos para utilizarlos. Quizás superará esta prueba de estrés, como Estado. Como democracia, evidentemente, no. Una de las bases de los sistemas democráticos es que han de responder a las demandas de la ciudadanía. Las leyes no se pueden aplicar sólo coercitivamente, necesitan del consentimiento de la gente. Si no, es impracticable. Y la democracia española, en Catalunya, va hacia una degradación muy abrupta.

¿Se está empezando a plantear una tercera vía?

Hablan de ello los que siempre han dado vueltas al tema y han especulado. Estamos en un contexto en el que una vaga apelación a la posibilidad de que dentro de seis meses se diera el inicio de un proceso para reformar la Constitución es como no decir nada.

Es exactamente lo que ha propuesto el PSOE, también en nombre del PP

Es como no decir nada. Otra cosa es una propuesta concreta: "modificaremos estos y estos otros artículos de esta manera". Cuando oigo hablar de una reforma de la Constitución pactada por el PP, PSOE y Ciudadanos, lo que pienso es que puede ir en dirección recentralizadora. Y no veo elementos que desmientan mi sospecha.

En este sentido, parece que los mínimos que pueden aceptar, y los máximos que puede ofrecer cada parte, no pueden estar más alejados. Por un lado, una promesa vaga de reforma constitucional; por otro, un referéndum acordado

No soy muy optimista sobre la posibilidad de encontrar un punto de acuerdo. El PP y Ciudadanos, el nacionalismo español más duro, tiene muy claro que por aquí no pasará, y el PSOE está jugando esta partida. La única posibilidad sería que el PSOE se descolgara de este bloque nacionalista y formara una nueva mayoría. Y veo difícil que eso pase, por la composición interna del PSOE y por su entorno. Recordemos qué pasó con Pedro Sánchez: ni siquiera lo hizo explícito, sólo insinuó que había alguna conversación, y se lo cargaron sin miramientos.

Si no hay acuerdo, ¿hacia qué escenario vamos?

Es muy incierto. Un escenario probable es de enquistamiento del conflicto, de degradación del sistema democrático español, de limitación de la libre expresión. Basta con mirar las soluciones que propone por ejemplo Ciudadanos, de aplicar el 155 para disolver el Parlamento y convocar elecciones: salvo que ilegalicen partidos, no hay ningún indicio de que unas elecciones traigan un panorama político diferente.

¿Cree que Catalunya podría hacer efectiva la independencia por sí sola, con la oposición del Estado y la indiferencia europea?

¿En términos de control del territorio? No. Digamos que le doy una probabilidad muy baja. No veo a los representantes de la Generalitat dirigiéndose al batallón que hay en el cuartel del Bruc a pedirles amablemente que empiecen a desfilar hacia los Monegros. Me parece que la lógica del Estado español es todavía muy nacionalista. Antes de perder Catalunya, están dispuestos a muchas cosas: a perder la democracia e incluso a quedar aislados internacionalmente.

¿Se entiende desde el resto del Estado lo que está pasando en Catalunya?

Hay gente que lo entiende, y hay muchísima más que no lo acaba de entender. Hay reacciones emocionales muy fuertes hacia lo que pasa a 600 km que, de hecho, también deberíamos entender. Que una parte de lo que tú consideras tu país te diga que no quiere seguir viviendo contigo tiene un componente incluso ofensivo a nivel personal. Esto explica que gente que es muy razonable, tolerante, abierta, profundamente demócrata, en este tema concreto reaccionen aceptando como normal por ejemplo la represión del 1-O. Quizás con alguna crítica suave, pero en el fondo no cuestionan el cierre del Estado a celebrar el referéndum, a solucionar todo esto.

Igualmente hay una repetición de esquemas de hace treinta o cuarenta años, que permanecen inalterados, como las referencias al catalanismo burgués, y se interpreta la realidad a través de estos esquemas.

¿Por qué sucede esto?

Hay que decir que la sociedad catalana está muy expuesta al sistema mediático del resto del Estado. Pero la comunicación no es bidireccional. Nuestros amigos de Madrid no están nada expuestos a los medios de comunicación catalanes, y no conocen cuáles son los términos del debate político en Catalunya. Están expuestos en cambio a un sistema mediático español que se ha cerrado mucho y que ofrece un relato monolítico. Un relato que habla de una sociedad en la que se lava el cerebro a los niños en las escuelas, donde hay un totalitarismo que impide expresar la discrepancia y unas élites que maquinan. Este relato funciona, incluso con gente aparentemente razonable.

Este relato también funciona en Catalunya

Pero sólo lo compran sectores fuertemente ideologizados, con preferencias españolistas muy marcadas, porque la discrepancia con la realidad es muy evidente. La diferencia es que en el resto del Estado lo compra también gente muy normal y muy razonable en otros temas.

¿Por desconocimiento?

Por una combinación de desconocimiento y de un mecanismo psicológico. En el fondo, este relato da respuesta a una pregunta muy lícita: "¿Por qué quieren irse?" ¿Cómo es que de pronto hay tantas manifestaciones de gente en Catalunya que dice que no quieren seguir viviendo en España?. Una respuesta relativamente cómoda, que reconforta , es que "les han lavado el cerebro, con TV3 y las escuelas". Esto no tiene ninguna base empírica. TV3 tiene el porcentaje que tiene de audiencia, y la gran mayoría de personas que fueron a las manifestaciones no han sido educadas precisamente en la inmersión lingüística. Muchos fueron educados antes de la restauración de la Generalitat. La Generalitat tiene el margen que tiene. No es un poder omnipotente como Corea del Norte. Aquí siempre ha habido diversidad de medios, el Parlamento siempre ha sido diverso y se han escuchado muchas voces. No tiene base empírica, pero es una respuesta que reconforta.

¿Cómo lo explicaría pues, usted, a los lectores del resto del Estado? ¿Por qué hace diez años en las manifestaciones del 11 de septiembre apenas se veían banderas 'estelades' y ahora casi no se ven 'senyeres' oficiales?

Todo parte del fracaso de la operación del Estatut. El Estatut obtuvo un consenso muy transversal. Después pasó por un proceso de incomprensión muy fuerte en el resto del Estado, con el PP recogiendo firmas y el PSOE rebajándolo.

Aún así, este Estatut rebajado seguía generando suficiente consenso central en la sociedad catalana, suficiente como para que nada de esto hubiera pasado. Y luego viene la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010, que pone el límite muy claro de lo que es y no es el Estado español. De lo que puede ser y no puede ser.

El Estado de las autonomías había funcionado por su ambigüedad inherente. Lo que algunos veían como un punto de llegada, para otros era un punto de inicio. Una gran mayoría de la sociedad catalana siempre ha querido más autogobierno. Mientras pervive esta ambigüedad, se considera que hay un camino institucional transitable. El fracaso de la operación del Estatut marca el fin de esta ambigüedad. Desde entonces, el estado de las autonomías es eso, y no puede ser nada más.

No puede incluir el reconocimiento nacional de Catalunya y no puede poner freno a las invasiones de competencias por parte del Estado. En este punto, tienes dos opciones: o estás satisfecho con estos límites, o no lo estás. Y si no lo estás, no te quedan muchas opciones que no sean bascular hacia el soberanismo.

A Un Año de Altsasu

Por medio de su editorial, desde Naiz nos recuerdan que ha pasado exactamente un año desde que se presentase la trifulca en Altsasu que se ha materializado en una fuerte persecución judicial en contra de varios de los jóvenes de esa localidad, quienes viven en carne propia lo que Alejandro, uno de los 10 de Zaragoza, describe en su entrevista.

Por los tiempos que vivimos, en el texto contatenan lo sucedido desde entonces con lo que se ha vivido a últimas fechas en Catalunya.

Aquí se los presentamos:


Hoy se cumple un año desde el nefasto suceso de Altsasu. Una trifulca en un bar a altas horas de la madrugada entre dos guardias civiles y unos jóvenes desencadenó una espiral de injusticia y venganza ejemplarizante. No ocurrió nada muy diferente que en los otros 9.571 casos que son tipificados como «atentado a la autoridad» y que tuvieron lugar ese mismo año en el Estado español, según datos del Ministerio de Interior. En ellos fueron detenidas 8.364 personas, la gran mayoría en bares y de noche. Los partes incluyen traumatismos, lesiones y bajas laborales. La diferencia es que este sucedió en Altsasu, Euskal Herria, y fue calificado como «terrorismo».

Un año después, tres jóvenes siguen en prisión, alejados a 500 kilómetros de sus casas, y ocho en total están pendientes de un juicio en el que la petición fiscal asciende a 375 años de cárcel, una media de casi 47 años. ¿Cómo es posible que las penas sean más duras que para delitos con consecuencias infinitamente más graves, desde violaciones hasta muertes? La juez Carmen Lamela se basó en una reforma destinada «a combatir el yihadismo». No hacen falta armas ni organización, ni nada que no sea un juicio sobre la motivación de los encausados para calificarlo como «terrorismo». De terror, sí.

El escándalo es tal que el pueblo de Altsasu, las instituciones vascas, la sociedad civil y el mundo de la cultura se han volcado con la familias de estos jóvenes en su lucha ejemplar por la justicia y la proporcionalidad.

El mismo aparato represivo contra Catalunya

La instructora del juicio contra los jóvenes de Altsasu es la misma que mañana tomará declaración a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, presidentes de ANC y Òmnium Cultural, respectivamente. Comparecerán en la Audiencia Nacional junto al mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, y a la intendente Teresa Laplana. Declaran por un informe especial, realizado por la Guardia Civil y que la juez Lamela asume, en el que se recogen supuestas agresiones a guardias civiles que estarían instigadas por los líderes de la sociedad civil y permitidas por los Mossos durante las concentraciones contra la operación policial del 20 de setiembre.

La Audiencia Nacional se asemeja más que nunca al Tribunal de Orden Público. Como los Tribunales Centrales de lo Penal que sirvieron de puente entre el uno y la otra, ahora Madrid va a juzgar los delitos de sedición y rebelión. En un tribunal excepcional y metropolitano que criminaliza la disidencia política y establece un sesgo étnico. Que los constitucionalistas no citen la Ley de Bonn, que la inspiración de este andamiaje represivo no es el «Rule of Law», sino el régimen franquista.

Merece un punto aparte el salvajismo y la gallardía que la Guardia Civil muestra en las calles de Euskal Herria y Catalunya y el victimismo que luce en estos informes. A diferencia del responsable de los Mossos, aún no ha sido llamado a declarar ninguno de los policías que el pasado 1 de octubre, bajo el mando del coronel Diego Pérez de los Cobos –guardia civil juzgado y absuelto años atrás por torturar a Kepa Urra–, golpearon bestialmente a civiles desarmados que solo querían votar. La proporcionalidad siempre es relativa, como las leyes españolas, que se aplican dependiendo de a quién.

Hay que recordar que este Estado y esos tribunales son los mismos que exoneraron a los GAL de «terrorismo» y que liberaron uno a uno a los pocos condenados. En el caso de los cargos del PSOE a las horas de haber sido encarcelados, indultados por Aznar. Los jóvenes de Altsasu ya han estado más en la cárcel sin ser juzgados que la mayoría de los condenados por la guerra sucia, que entre otros actos ordenaron y ejecutaron la muerte de 27 ciudadanos vascos. El Estado español no tiene más épica que la de los fascistas que han salido a las calles estos días. Porque más allá de discursos de salón, cuanto ha tenido que elegir entre el honor y la impunidad siempre ha elegido la segunda. Por eso no entiende la dignidad del pueblo catalán estos días, o que sus dirigentes asuman ir a la cárcel por sus ideas políticas.

Solo por miedo o por ventajismo se puede ayudar a sostener este régimen. Porque esto no va de este Gobierno, sino del régimen de 1978. Incluso más allá de la independencia de Catalunya, frente a la deriva autoritaria del Estado español, frente a la Historia negra de España recreándose a sí misma, no hay margen para la cobardía civil y política en todo aquel catalán, vasco o español que se considere demócrata, justo y decente.






°

Entrevista a Alejandro de Zaragoza

En este blog lo hemos denunciado antes y lo volvemos a denunciar ahora, el régimen español mantiene en su nómina a grupos de choque que utiliza cada vez que necesita implementar una medida represiva que por su naturaleza pueda levantar suspicacias en la comunidad internacional, y no es que esta última esté muy al pendiente de lo que suceda allende los Pirineos, al contrario, en más de una ocasión se ha erigido como cómplice de los excesos cometidos. Baste con recordar a nuestros lectores el amenazante tuit lanzado en contra de Carles Puigdemont por parte de un "sindicato policial".

Una muestra de lo que estamos diciendo ha sido publicada en El Diario, en su entrevista, dejan claro que mientras el estado español actúa tibiamente con respecto a los grupos de extrema derecha que campan a sus anchas en avenidas, calles, parques y plazas, los castigos en contra de quienes se atreven a oponerse a estos grupos suelen ser desmedidos. Ya ni hablar de la caracterización que la prensa al servicio de Don Felipe Borbón y Franco suele hacer de unos y otros.

Pasemos pues a la entrevista:


Alejandro es unos de los ocho jóvenes antifascistas que serán juzgados esta próxima semana. Cada uno se enfrenta a una petición de Fiscalía de ocho años de prisión

Ana Sánchez Borroy

Coincidían en defender ideas antifascistas y se conocían de vista. Ahora, desde una noche de sábado de febrero de 2015, también comparten la preocupación por enfrentarse a una petición de Fiscalía de ocho años de prisión, cuatro por desórdenes públicos y otros cuatro por atentado contra la autoridad.

Son ocho jóvenes, de entre 28 y 20 años, detenidos por protestar contra la celebración de un concierto de ideología neonazi en Zaragoza, que serán juzgados la próxima semana. Otros dos menores ya fueron sentenciados por estos mismos hechos: uno fue absuelto; el otro tuvo que cumplir un castigo de trabajos a la comunidad. No podemos publicar la imagen ni los apellidos de Alejandro (Zaragoza, 1995) por motivos de seguridad.

 ¿Qué pasó el 28 de febrero de 2015?

Varias organizaciones y otras personas nos habíamos enterado de que en el Hogar Social Zaragoza, que está ocupado por el Partido Movimiento Social Republicano, un partido de extrema derecha con un largo historial de violencia, iban a celebrar un concierto. Iba a acudir bastante gente, no sólo del Estado español, sino también de otros países. A los antifascistas de aquí, de Zaragoza, no nos parecía bien que nuestra ciudad se relacionara con un acto de este tipo. Por eso, varios colectivos y organizaciones lo denunciaron al Ayuntamiento para intentar que no se permitiera.

No nos hicieron caso, en la prensa tampoco logramos mucha repercusión. La víspera del concierto, varias personas incluso estuvimos repartiendo panfletos en el barrio de Las Fuentes, que es donde está el Hogar Social, porque es un barrio obrero, con bastante población inmigrante, y queríamos avisar a los vecinos de que tuvieran cuidado con los neonazis que iban a acudir.

Ante la pasividad y permisividad, tanto del Ayuntamiento como de la Delegación del Gobierno, algunas personas decidimos presentarnos allí para protestar. Al llegar allí, nos encontramos con que no había Policía, sólo un furgón de los UAPO de la Policía Local que no intervino. Los nazis salieron del edificio y vinieron a por nosotros. Claro, ante un ataque así, siempre hay defensa; con lo que hubo una pelea multitudinaria, aunque sin heridos graves. Acudió la Policía Nacional y nos hicieron una encerrona a quienes habíamos acudido a protestar. Esa noche, hubo 13 detenidos y ninguno era neonazi, ninguno había asistido al concierto.

¿Cómo entendéis que todos los detenidos de esa noche fuesen manifestantes antifascistas y ningún miembro de Hogar Social Zaragoza?

No sólo por aquel día, sino por lo ocurrido en otras ocasiones, nosotros creemos que la Policía y la extrema derecha no van de la mano, pero sí que hay cierta permisividad.

¿Cuándo os detienen?

A ninguno de nosotros se nos detiene durante las cargas policiales. A todos fue minutos o incluso una hora después, a unos cientos de metros del lugar de la pelea. Yo iba con otro de los detenidos y, al doblar una esquina, la Policía Nacional nos pidió la documentación. Vieron que formamos parte de diferentes movimientos que están controlados por la policía, que somos simpatizantes del antifascismo y nos llevaron a comisaría.

No había ninguna prueba de que hubiésemos estado en la pelea ni de nada, simplemente fue por ser antifascistas o tener un aspecto físico determinado. De hecho, tres de los trece detenidos de aquella noche salían de comer una pizza e iban caminando hacia una zona de bares de Zaragoza, pero no habían estado en ningún momento en el enfrentamiento. Ellos pensaron que les habían detenido porque llevaban un porro de marihuana, ni siquiera les habían explicado por qué les habían metido al calabozo.

¿Qué pensabais en ese momento?

Era algo completamente nuevo para mí. La primera noche estuve solo en la celda y me desperté pensando que todo había sido un mal sueño. Cuando me di cuenta de dónde estaba, me puse muy nervioso. Me agobié pensando en mi madre, en si ella sabría dónde estaba y en qué estaría pasando fuera.

¿Cómo recibisteis la noticia de que os enfrentáis a peticiones de la fiscalía de 8 años de cárcel cada uno?

Nos detienen la noche del sábado al domingo, del 28 de febrero al 1 de marzo. Hasta el martes por la tarde no salimos de los calabozos. En nuestra primera declaración, Fiscalía pidió para todos nosotros prisión preventiva. Al final, sólo ingresaron en prisión preventiva algunos compañeros y el resto nos pudimos ir a casa con nuestras familias.

Tiempo después, cuando los abogados nos contaron que Fiscalía pide 8 años de prisión para cada uno de nosotros, me puse a temblar. Son ocho años por una pelea que no empezamos, que no buscábamos... ¿Qué va a pasar con mi vida? Esto se ha ido alargando en el tiempo; hay momentos que estás bien, otras veces tienes dudas... Yo saldría de la cárcel con 30 años, ya sin juventud.

¿En qué vais a basar vuestra defensa en el juicio?

Sobre todo, en que no hicimos lo que se dice que hicimos. No fuimos allí con intención de herir a nadie. Nuestra idea era que estaría allí la Policía por ser un concierto de alto riesgo, organizado por grupos neonazis, que les pegaríamos cuatro gritos a los nazis para que supieran que no les queremos en nuestra ciudad y ya está.

Los que salieron a la calle son ellos; los que empezaron a lanzar cosas fueron ellos. Realmente, nuestra defensa se basa en que no somos violentos y ni mucho menos íbamos con la intención de que pasara lo que pasó. Nadie quiere que le partan la cara.

¿Cómo creéis que habría que actuar ante las asociaciones o grupos abiertamente racistas o supremacistas?

Para mí, cualquier partido, colectivo o asociación que tenga por bandera el racismo, la xenofobia, el machismo... tendría que ser ilegal. Lo que no se puede permitir es que la gente vaya por ahí gritando "Arriba España" con la bandera del aguilucho. Y mucho menos que puedan manifestarse en actos tan multitudinarios como fue aquel.

Hablando de banderas, vuestra vista oral llega justo en un momento de exaltación del nacionalismo catalanista y españolista...

Sí, claro, es algo completamente ilógico: que hace 80 años nos estuviéramos dando de palos por las banderas y ahora mismo parezca que queramos repetir la misma historia. Yo no quiero que haya grupos como MSR, como Falange... no tienen cabida para mí en esta ciudad ni en ninguna.

¿Os preocupa que la Falange fuese capaz de convocar a miles de personas en Zaragoza hace sólo unos días?

A mí me da entre asco y pena. Asco por ser concentraciones organizadas por esos colectivos y pena por que acuda tantísima gente en mi ciudad. Conozco a gente que ha asistido y su excusa es que no sabían quiénes eran los convocantes. Me da igual. Para mí es tan fascista el que convoca como el que va con él.

¿Qué salida le ve a esta crisis?

Hoy por hoy, no sé qué salida hay. Quizá que nuestros queridos políticos se reúnan y pongan sentido común. Pero pienso que no interesa a un gobierno como el que tenemos, al que lo que se le da bien es reprimir. Sólo hay que ver la cantidad de detenidos: los titiriteros de Madrid, Alfon y cientos de casos... también lo que está pasando ahora en Murcia, que no aparece en los medios de comunicación.

Tenemos un estado que trata al pueblo a golpes. Mientras eso siga así, no veo ninguna solución fácil. Pienso que la situación se está calentando hasta que estalle de alguna forma que no soy capaz de adivinar.






°

Cronopiando | La Fractura

Les compartimos el Cronopiando de nuestro amigo Koldo Campos dedicado al impasse provocado por la apuesta del pueblo catalán al diálogo con el régimen franquista tras el hito que ha representado para los pueblos del mundo y las naciones sin estado lo sucedido el pasado 1° de octubre:

Koldo Campos Sagaseta


Lamento recordarles que en el mundo siguen muriendo millones de personas de hambre, que buena parte de la humanidad no tiene acceso a agua potable, a la salud, a la educación, a la vivienda, a la vida, mientras inauguramos restaurantes para perros, construimos más campos de golf y aprendemos a invertir en Bolsa.

A quienes de improviso han descubierto ahora, precisamente ahora, la fractura catalana me gustaría preguntarles... ¿es esa la única que advierten? ¿Es Catalunya la única fracturada?

Todas las sociedades, al margen de la lengua que hablen y en qué costura del mundo vivan, están fracturadas. Y lo están en lo social, en lo racial, en lo religioso... Sociedades rotas en las que ser mujer sigue siendo una de las principales causas de muerte para la mitad de sus habitantes, en las que las grandes avenidas separan las villas de los villorrios, los jardines de los vertederos y el ruido del silencio. Sociedades rotas, fracturadas por el color de la piel, por su origen, por su destino, por cultivar la razón o por confiar las dudas a la fe. Sí, es verdad, son tan viejas esas fracturas que de tanto no mirarlas hemos llegado a no saberlas... pero existen, están ahí.

La sociedad catalana también está fracturada. Se ha sabido ahora, coincidiendo con la manifiesta voluntad de Catalunya de decidir su futuro. El Estado y los grandes medios de comunicación lamentan a coro la fractura y exigen al compás: “volver a la normalidad” dejando todo como estaba cuando no había fractura o, lo que es lo mismo, cuando los fracturados éramos nosotros, los mismos, los de siempre, esa gran mayoría de la sociedad catalana que tiene derecho a decidir, que tiene años, décadas, siglos “fracturada”, recibiendo portazos, insultos, desprecios y golpes y que, curiosamente, ahora que hasta el traumatólogo monarca que rige el hospital descubre la fractura, es cuando más cohesionada se muestra haciendo posible las urnas, los votos y el 1 de Octubre.






°

La Catalunya de Companys a 77 Años

Ya han amenazado desde el PP con hacerle lo mismo que le hicieron a Lluís Companys y un grupo de choque incrustado en los cuerpos policíacos del régimen español ya incluso ha lanzado una advertencia seria por medio de Twittter

Pero Puigdemont no ceja en su compromiso para con su pueblo.

Les invitamos a leers esta nota publicada por Naiz en el aniversario del asesinato de Lluís Companys:


El presidente de la Generalitat, durante un acto de homenaje al fusilado Lluís Companys, ha constatado su compromiso con valores que quiere mantener: «Reiterar nuestro compromiso con la paz, el civismo, la serenidad, y también la firmeza y la democracia, como inspiradores de las decisiones que hemos de tomar».

Un día antes de contestar al requerimiento del Gobierno español sobre la declaración de independencia, el president catalán, Carles Puigdemont, ha hecho declaraciones junto al vicepresidente y otros miembros del Govern ante la tumba de Lluís Companys, de cuyo fusilamiento se cumplen 77 años.

Puigdemont, que ha hecho una ofrenda foral ante la tumba tras res recibido por algunos de los asistentes al acto al grito de «President», ha afirmado que «en estas horas difíciles y, a la vez, esperanzadas que vive Catalunya» hay que responder con valores «cívicos y democráticos» a las críticas, entre las que ha lamentado, especialmente, la acusación de adoctrinamiento político en los colegios catalanes.

Además, ha lamentado que el Gobierno central no haya pedido perdón por el fusilamiento de Companys, «cuando se supone que el orden y la legalidad que permitieron aquella ejecución ya han cambiado. Al contrario –ha continuado–, el partido que gobierna España sigue banalizando aquél crimen mientras elige como socios de manifestación a quienes alzan el brazo fascista con total impunidad».

A su vez, y en cuanto a la respuesta que dará al Gobierno de Mariano Rajoy, ha reiterado su compromiso «con la paz, el civismo, la serenidad, y también la firmeza y la democracia, como inspiradores de las decisiones que hemos de tomar».

Ha pedido dar valor a los votos «y no solo al dinero», en doble alusión al referéndum y las consecuencias económicas para el país, y ha añadido: «Contra quienes ponen la economía al servicio de los intereses políticos, la determinación de nuestras pymes y de nuestros trabajadores de construir un país de libre competencia».





°