sábado, 25 de febrero de 2017

Madrid Contra las Reglas Mandela

Aún podemos recordar claramente a una emocionada Sofía Borbón aplaudiendo a Nelson Mandela durante la ceremonia de clausura del Mundial de Sudáfrica 2010, ese que inexplicablemente los arbitros regalaron a la selección española y su horripilante estilo de juego.

La Borbón supo actuar su parte pues al ser de familia nazi y estar casada con un franquista poco amor puede abrigar por un luchador como Madiba.

El gran líder en la lucha contra el Apartheid ya ha muerto, pero ella sigue viva, como vivo sigue el régimen del que ella forma parte y que hoy sabemos a ciencia cierta, se pitorrea del legado que Mandela ha dejado a la humanidad.

Lean ustedes este artículo publicado en Gara:


El Gobierno del PP ha retratado con más claridad que nunca su crueldad con los presos vascos enfermos mediante una directriz que insta a excarcelarlos sólo si se prevé que van a fallecer «con razonable certeza» y «a muy corto plazo». Instituciones Penitenciarias trampea así una vez más su ley y normas internacionales como las Reglas Mandela.

Ion Salgado y Ramón Sola

Aunque en la práctica seguramente no modifique nada de lo que ya viene pasando, este párrafo quizás se estudie algún día en las universidades como reflejo de qué es una política carcelaria de venganza. Pertenece a una directriz remitida por la Dirección General de Instituciones Penitenciarias del Gobierno español a las prisiones, en clara y evidente respuesta a las demandas de excarcelación de presos vascos con enfermedades graves. Se trata por tanto de un documento interno, pero que ha sido revelado por ‘‘El País’’. En él se establece que estos prisioneros no podrán ser liberados salvo que su fallecimiento se prevea «con razonable certeza, a muy corto plazo».

Esta truculenta directriz carcelaria tiene un reverso igualmente perverso. Siempre según ‘‘El País’’, sí se abre la puerta de la libertad condicional a quien tenga una enfermedad grave pero sin pronóstico mortal y muestre el arrepentimiento que exige el Gobierno español a estos presos.

Queda claro con ello el contexto de esta directriz y su filtración, marcado por dos elementos de actualidad. Por un lado está la dimensión alcanzada por la demanda de libertad de los presos vascos enfermos, no solo en las movilizaciones masivas de Sare (octubre en Donostia, enero en Bilbo), sino también en posicionamientos institucionales (Gasteiz reivindicó ya en 2014 la libertad de los enfermos y luego ha hecho lo mismo con casos concretos como Aitzol Gogorza e Ibon Iparragirre), en iniciativas políticas (el PNV reclamó al Ejecutivo hace un mes en el Senado que detalle qué presos vascos hay enfermos en la cárcel) y en acciones internacionales (el tema marcó la visita de Etxerat a Bruselas hace mes y medio). Y el segundo elemento de contexto es el debate abierto en EPPK para dar concreción a la apuesta por las vías legales para tratar de vaciar las cárceles, poniendo como límites el arrepentimiento y la delación. La directriz parece destinada a intentar condicionar ambos factores.

Hay que matizar que esta circular compete exclusivamente al ámbito penitenciario; es decir, a la capacidad de decisión de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias que comanda Ángel Yuste. Al margen de ella se sitúan los aparatos judiciales, a los que pueden seguir apelando los presos y que son los que tienen la última palabra, comenzando por el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria. Por ejemplo, en el conocido caso del ya fallecido Iosu Uribetxeberria que se cita como precedente de esta decisión, no fue Instituciones Penitenciarias quien lo liberó, sino los jueces.

Retorciendo todas las normas

Sea como fuere, esta circular contraviene claramente tanto los propios preceptos legales del Estado español como los criterios internacionales, resumidos por ejemplo en las Reglas Mandela actualizadas por última vez por la ONU en 2015.

Por lo que atañe a la norma estatal, el artículo 80.4 del Código Penal dice que «jueces y tribunales podrán otorgar la suspensión de cualquier pena impuesta sin sujeción a requisito alguno en caso de que el penado esté aquejado de una enfermedad muy grave con padecimientos incurables, salvo que en el momento de la comisión del delito tuviera ya otra pena suspendida por ello».

En cuanto a las Reglas Mandela, aunque se centran en los estándares de las condiciones de vida en prisión y solo tocan tangencialmente las condiciones para acceder a la libertad, la número 109 sí resulta aplicable directamente al caso de varios prisioneros vascos enfermos: «No deberán permanecer en prisión las personas a quienes se diagnostique una discapacidad o enfermedad mental grave, cuyo estado pudiera agravarse en prisión», estipula.

Fianza de 20.000 euros a Zulueta tras tres años de aislamiento, y libertad para Garaizar

Tras pasar tres años en régimen de aislamiento en la cárcel de Puerto, el último recurso de la abogada Arantza Zulueta ha sido aceptado y se ha decretado su libertad provisional a la espera de juicio, bajo fianza de 20.000 euros. Su abogado, Alfontso Zenon, daba ayer la «bienvenida» a esta decisión, aun matizando que «debía haberse producido mucho antes». Hace apenas unas semanas otro auto judicial cuestionó el aislamiento que sufría, pero la situación fue resuelta con una nueva artimaña y manteniéndole en el mismo módulo, al que fueron llevadas cuatro presas provocando una situación de hacinamiento.

Los trámites para la fianza se intentaban cumplimentar ayer ante las entidades bancarias con las dificultades inherentes al fin de semana, por lo que se desconocía por el momento cuándo quedará libre Zulueta para regresar a Euskal Herria.

El auto justifica la exigencia de los 20.000 euros en que el riesgo de fuga «no es inexistente, dada la gravedad de las penas» que plantea la Fiscalía contra ella: 19 años de cárcel.

La decisión ha sido tomada por una instancia de la Audiencia Nacional superior al instructor, Eloy Velasco, que había apostado hasta ahora siempre por el mantenimiento de la prisión incondicional.

Entre los argumentos que ha puesto sobre la mesa en favor de la excarcelación, la sala del tribunal especial dice haber tenido en cuenta que Zulueta ya ha pasado un amplio plazo de tiempo en prisión preventiva (más de tres años cuando el tope es cuatro), el riesgo de que «vuelva a delinquir» ha quedado «minimizado» y no hay actividad en lo que los tribunales españoles denominan «frente de makos de ETA».

La que sí quedó ya libre ayer, tras agotar la condena, fue la vecina de Trapagaran Nerea Garaizar, que abandonó la cárcel de Badajoz. Había sido detenida en 2001 en el Estado francés y entregada posteriormente al español en 2007; por lo tanto, ha pasado dieciséis años entre rejas.

Mientras, como cada último viernes de mes, anoche fue jornada de intensa y extensa movilización por los derechos de los presos. Fue el caso de Mutriku, donde se reunieron 65 personas, en Lekeitio 98, en Oñati 47, en Bergara 56, en Arrasate 200, en Soraluze 58, en Getaria 44, en Andoain 36, en Lizarra 32, en Mundaka 18, en Ugao 47, en Legorreta 16, en Lazkao 78, en Amara 37, en Tolosa 55, en Zumaia 40, en Zarautz 136, en Ataun 30, en Usurbil 118, en Zizurkil 45, en Etxalar 18, en Errenteria 178, en Lizartza 32, en Lezo 16, en Orozko 20, en Arbizu 31, en Sopuerta 25, en Berriozar 30, en Erandio 44, en Laudio 68, en Iruñea 178, en Urretxu-Zumarraga 60, en Zaldibia 76, en Larrabetzu 92, en Erromo 80, en Betelu 23, en Durango 69, en Lekunberri 12, en Asteasu 40, en Areso 18 y en Munitibar 34.

El trato médico en cárceles españolas, también en las antípodas de las Reglas Mandela

Las Reglas Mandela aprobadas por la Asamblea General de la ONU en diciembre de 2015 (en su última edición) no solo remarcan la necesidad de excarcelar a los presos con enfermedades sicológicas, sino que definen un exhaustivo estándar de atención médica en prisión, que es radicalmente diferente al que denuncian colectivos como Jaiki Hadi por lo que atañe a los presos vascos.

Doce de las 122 reglas se refieren expresamente a esta cuestión de la salud, comenzando por subrayar que «los reclusos gozarán de los mismos estándares de atención sanitaria que estén disponibles en la comunidad exterior».

Frente a las denuncias de desatención, retrasos, traslados indebidos... que resultan recurrentes por parte de presos y presas vascas, la ONU establece que «cada establecimiento penitenciario contará con un servicio de atención sanitaria encargado de mejorar la salud física y mental de los reclusos», compuesto por un equipo interdisciplinar con conocimientos de sicología y siquiatría.

La regla número 27 estipula que todas las cárceles «facilitarán a los reclusos acceso rápido a atención médica en casos urgentes. Los reclusos que requieran cuidados especiales o cirugía serán trasladados a establecimientos especializados o a hospitales civiles (...) Solo podrán tomar decisiones médicas los profesionales de la salud competentes y el personal penitenciario no sanitario no podrá desestimar ni desoír esas decisiones».

Se regulan también los casos de maternidad e infancia en prisión. Así, la regla 29, que tiene especial actualidad estos días en Euskal Herria por el caso de Sara Majarenas y su hija Izar en Picassent, establece que «toda decisión de permitir que un niño permanezca con su madre o padre en el establecimiento penitenicario se basará en el interés superior del niño». En esos casos habrá que facilitarles servicios de guardería y de atención sanitaria, y los pequeños «nunca serán tratados como reclusos».

También tiene especial lectura aquí, por casos como el de Unai Romano, la siguiente Regla Mandela, que obliga a que un médico o profesional de la salud competente tendrá que examinar a la persona presa nada más ingresar, y entre otras cosas «detectar los malos tratos que pueda haber sufrido antes de su ingreso». Se les encomienda también «detectar todo indicio de estrés sicológico o de otra índole causado por la reclusión, incluidos el riesgo de suicidio o autolesión».

La ONU exhorta asimismo a garantizar la confidencialidad de las consultas médicas a presos y a que el profesional sanitario de turno informe al director de cada cárcel «cada vez que se estime que la salud física o mental de un recluso haya sido o pueda ser perjudicada por su reclusión continuada o por determinadas condiciones de reclusión».






°

A Cien Días de Altsasu

Han pasado cien días desde que el régimen orquestase un vil montaje represivo en contra de habitantes de Altsasu que sin saberlo iban a ver convertidas sus fiestas en una desquiciada farsa jurídica.

Aquí les compartimos esta nota publicada en Ahötsa:


Alrededor de 2.000 personas se han concentrado frente al Parlamento de Nafarroa para exigir la libertad de los tres vecinos encarcelados por la trifulca del pasado mes de octubre en Altsasu y también para denunciar los «montajes policiales, judiciales y mediáticos».

La concentración ha comenzado a las siete de la tarde en el Paseo de Sarasate, enfrente del Parlamento, donde se ha colocado una pancarta con el lema «100 egun bahituta. Muntai polizialik ez. Stop montajes policiales».

Muchos de los asistentes han portado carteles con lemas como «Adur, Oihan eta Jokin etxera» y «Libertad encausados de Altsasu». Los concentrados han permanecido media hora prácticamente en silencio, aunque se han dado algunos gritos esporádicos como «Espetxeratuak askatu». Entre los asistentes había varios parlamentarios.

A las 19.30 dos miembros de la plataforma de apoyo a los jóvenes de Altsasu han leído un comunicado en el que han recordado que en estos cien días los familiares de los detenidos y encarcelados han tenido que recorrer 57.700 kilómetros y han gastado ya 16.400 euros por este motivo.

También han remarcado que «es importante la impllicación de las instituciones», y en este sentido han pedido al Gobierno de Nafarroa que solicite la libertad de los tres jóvenes que todavía siguen encarcelados en Madrid.

Los padres y madres de los jóvenes altsasuarras también han leído un comunicado en el que han señalado que han padecido «cien días de angustia y dolor» por la situación de sus hijos. Además, han afirmado que se trata de «un caso injusto» y que sienten «rabia» por el hecho de que tres de ellos sigan en prisión sin ni siquiera haber sido juzgados.

Por último, han anunciado que van a seguir las movilizaciones y que el próximo 8 de marzo realizarán una concentración frente al Palacio de Justicia en Iruñea, a partir de las 12.30 del mediodía.

.
.

Masiva denuncia en Iruñea del montaje policial y jurídico que sufren los acusados de Altsasu

Alrededor de 2.000 personas se han concentrado frente al Parlamento de Nafarroa para exigir la libertad de los tres vecinos encarcelados por la trifulca del pasado mes de octubre en Altsasu y también para denunciar los «montajes policiales, judiciales y mediáticos».





°

Egaña | La Banalización del Mal

Con respecto al tema de la tortura aplicada sistemáticamente por el régimen español en contra del pueblo vasco, les compartimos este texto que Iñaki Egaña ha publicado en su cuenta de Facebook:


Iñaki Egaña

Cuando en 1961 comenzó el juicio contra Adolf Eichman por el holocausto durante la Segunda Guerra mundial, la mayoría de los medios presentaron al detenido como a un monstruo. Hubo voces discordantes, sin embargo, como la de Hanna Arendt, que prefirieron analizar el sistema nazi en su conjunto y no en particularidades, para llegar a conclusiones diferentes a las generalizadas. Eichman no era un monstruo sino un simple burócrata que trataba de hacer bien su trabajo para ascender y ser mejor considerado en la estructura nazi de poder. Aunque su «burocracia» le llevase a ser uno de los pilares del genocidio.

Sobre este análisis, Arendt, que acudió al juicio en calidad de corresponsal de “The New Yorker”, escribió un libro y acuñó un concepto, el de «banalidad del mal», personas corrientes que actúan siguiendo las reglas del sistema, sin sentimiento de culpabilidad alguno sobre sus actos. La tortura, por ejemplo y según Arendt, no es considerada a partir de sus efectos, sino como una orden normalizada extendida desde estamentos superiores. La banalidad del mal.

Las experiencias y realidades posteriores parecen haber dado la razón a Arendt, que en su tiempo fue criticada por quienes consideraban que verdugos, torturadores o policías que mataban antes de preguntar, eran engendros, manzanas podridas, y no seres normales inducidos por el sistema a cometer tropelías. El Experimento de Milgram, que concluyó en el inquietante trabajo de «Los peligros de la obediencia», demostraba que infligir dolor (torturar) era relativamente sencillo si la orden procedía de una cadena de mando.

La banalización del mal ha vuelto a extenderse recientemente con los resultados parciales del estudio sobre la tortura que está abordando la Fundación Euskal Memoria. Hace unos meses, el propio Gobierno vasco avanzó los datos que prometió definitivos para fin de 2016 y ahora están congelados. Supongo que por ese matrimonio PNV-PP que se avanza para los presupuestos con el Gobierno de Madrid. Siguiendo esta tendencia de recogida de testimonios, es probable que la cifra de casos de tortura en Euskal Herria llegue en unos meses a los 6.000. De los que un 7% corresponderán a la Ertzaintza.

La tortura sistemática a los detenidos, como las infidelidades de los Borbones o la pedofilia del clero, es tema vox populi. Ni quienes la niegan con más vehemencia en público, mantienen su discurso en privado. Todos y todas sabemos que se ha torturado sin contemplaciones. Resulta sintomático el hecho de que Mikel Zabalza muriera «oficialmente» mientras huía de la Guardia Civil en Endarlatsa y frente a esa patraña se alcen decenas de voces que explican cómo sus últimos estertores lo fueron en la «bañera» del cuartel de Intxaurrondo. Nadie ha sido procesado por ello, ni siquiera imputado. Hasta en el reciente homenaje del Gobierno de Navarra a las víctimas originadas por el Estado participó su hermana, en calidad de portavoz, lo que añade ese punto de estupor a la convicción de una muerte no respaldada por el relato oficial del ministerio del Interior y los jueces de la Audiencia Nacional.

No hay necesidad de incidir en esas contradicciones porque la tortura está banalizada, asumida por un sistema en el que se han integrado aquellos que un día afirmaron ser su oposición. Cuando Amparo Arangoa y Tasio Erkizia fueron salvajemente torturados y se llegó a temer por sus vidas, la Guardia Civil señaló que abriría una investigación interna. Que concluyó con el secuestro de “Zeruko Argia”, la revista que se atrevió a publicar las fotografías de una Arangoa amoratada por la picana sufrida y con la amenaza de actuar vehementemente contra todos aquellos que denunciaran torturas.

Nadie con responsabilidades políticas en cualquiera de los estamentos que avalan al Estado español, incluidas sus delegaciones autonómicas, ha tomado el tema con la seriedad que se merece. La llamada Comisión Valech, que se constituyó en Chile para abordar los crímenes de la dictadura pinotechista, equipara las muertes por violencia del Estado, unas 3.065, con los torturados, más de 40.000.

En la cercanía, sin embargo, la tortura no tiene valor punitivo alguno, es un tema colateral que, con la excepción de las víctimas, parece no interesar más allá de su cita para quitarle valor. Una nueva victimización para el torturado que después de ser vejado, humillado, tratado de forma inhumana, debe asistir al coro del lehendakari, de su portavoz, incluso de ese fiscal superior del País Vasco que, en un ejercicio increíblemente insultante para las víctimas, por los galones del propio fiscal, se suma al relato oficial de que los malos tratos son temas triviales, «normales» en cualquier democracia.

La banalización del lehendakari autonómico, y su portavoz, acogota el tema entre dos escenarios clásicos. El de la impunidad y el de la justificación. En la primera cuestión la lectura es sencilla. Los jueces realizan un trabajo impecable, siguen un estricto protocolo con las supuestas torturas. Urkullu manda de un plumazo las denuncias de torturas, incluidas las de los relatores de la ONU, al cesto de la basura.

La segunda tiene más enjundia porque avanza cómo está dispuesto el PNV a abordar el análisis de su pasado, y en su caso la crítica. La Policía Autónoma, dice, jamás ha torturado lo que significa que más de 400 personas siguiendo algún hasta el momento desconocido protocolo se han puesto de acuerdo para mentir al unísono. Y si en algún intervalo se ha producido algún desliz, no detectado por cierto por las irreprochables autoridades judiciales, el origen está en la actividad de ETA.

Peligroso argumento que, por extensión, puede llevar a la misma conclusión, pero de signo contrario. Si la Ertzaintza ha disuelto a palos en los últimos 20 años un total de 1.300 manifestaciones, si en las mismas, y según la prensa, ha originado 2.700 heridos, si... todas esas cuestiones que ya conocen, desde la muerte de Iñigo Cabacas y Rosa Zarra a la de Juan Calvo... ¿no se justificarían los deslices contra sus agentes? Urkullu y quienes no compartimos su ideología, no podemos entrar en un debate de «tú más», sino que debemos abordar el fondo, en este caso, de una cuestión de primer orden para entender una buena parte de las coordenadas del conflicto: la tortura, su sistematización, la impunidad y, finalmente, la banalización.

Hagan una internada en Google y marquen la palabra «tortura» seguida por «vascos». Dice el buscador que tiene registradas 585.000 entradas. Aproximadamente. No es una boutade, ni una campaña coyuntural. Es, simple y rotundamente, el reflejo de un crimen sin resolver aparentemente pero del que todos, unos y otros, conocemos sus autores. Los derivados de una cadena de mando que desde el primer responsable hasta el último engranaje lo han ejecutado durante décadas. Con una normalidad que abruma, llevando finalmente a esta banalización en la que nos quieren enterrar.

La banalización del mal, tal y como la describió Arendt, no es una teoría, sino un fenómeno. No tengo capacidad ni ganas para señalar si su aplicación debería ser universal, aunque intuyo que en la cuestión de la tortura, los criterios de la filósofa alemana son válidos. La tortura ha sido un crimen enorme en el que participó muchísima gente en diferentes niveles (planificadores, organizaciones políticas, medios de comunicación, jueces, ejecutores etc.). Crímenes, en consecuencia, cometidos en masa, tanto en el recuento de víctimas como en el de los que lo cometieron. A los que añado, de cosecha personal, una reflexión de la propia Arendt: «el grado de responsabilidad se incrementa a medida que nos alejamos de la persona que usó el instrumento fatal con sus propias manos». Que son los que hoy banalizan el mal.





°

Twin Melody

En el lado amable de las redes sociales con respecto a Euskal Herria les presentamos este artículo publicado en el Correo Vasco donde nos hablan  de las andanzas de dos jóvenes vascas en el mundo de la música pop.

Aquí lo tienen:


Paula y Aitana Etxeberria, conocidas como Twin Melody, triunfan en la red con vídeos que se han visto más de 53 millones de veces y en los que versionan canciones de grandes artistas. «Estamos alucinadas, nos siguen desde Latinoamérica, Estados Unidos, Australia...», enumeran estas hermanas, de 19 años, que han sido teloneras de Alejandro Sanz

Virginia Melchor

Hace cuatro años que Paula y Aitana Etxeberria subieron su primer vídeo a YouTube. Con voz dulce y aspecto angelical, versionaron frente a la cámara el tema 'Kiss You', de One Direction. Entonces, ni imaginaban el éxito que tendrían después. «Estamos alucinadas, nos siguen desde Latinoamérica, Estados Unidos, Australia, África, Alemania...», enumera Paula. Estas gemelas vascas de 19 años se han convertido en la nueva sensación de la red. Su repercusión es imparable: sus vídeos superan las 53 millones de reproducciones y han cautivado a más de medio millón de suscriptores. Solo su versión de 'Reggaetón Lento', del grupo norteamericano CNCO, se ha visualizado más de dos millones y medio de veces.

Cuando tenían 11 años vieron juntas la película musical 'Camp Rock' -en la que se dio a conocer Demi Lovato- y decidieron que querían ser cantantes. Estudiaron solfeo en la Musika Eskola de Ordizia, donde viven, y a la hora de elegir instrumento, Paula optó por el piano y Aitana por el txistu, que luego dejó. «Ahora he empezado a tocar la guitarra, estoy yendo a clases con un profesor», cuenta ésta última.

Pronto se dieron cuenta de que para darse a conocer tenían que estar en YouTube. Hasta la fecha han subido a la red 51 vídeos -de promedio, uno al mes-, en los que versionan canciones de artistas internacionales como Enrique Iglesias, Justin Bieber, Adele o Taylor Swift. «Elegimos temas que nos gustan, música pop y preferiblemente en inglés, después pensamos si vamos a tocar con o sin piano, nos aprendemos la canción y, por ultimo, la grabamos y subimos a YouTube. Cada vídeo nos lleva unos cuatro días, porque tenemos que compaginarlo con la Universidad», explica Paula. Ambas estudian segundo curso de Magisterio en San Sebastián. «Nuestro sueño es dedicarnos profesionalmente a la música, pero queríamos tener una carrera por si acaso. Además, seríamos felices como profesoras porque nos encantan los niños», aseguran.

Y no solo han conquistado a los 'melodiers', como se conoce a sus fans, también al jurado de dos concursos musicales. En 2014, ganaron la primera edición de 'A ze banda', talent musical de ETB1. Y un año después, se proclamaron vencedoras de 'Caza Stars', del programa 'Cazamariposas', de Telecinco, que buscaba telonero de Alejandro Sanz para el Festival Starlite de Marbella. «Alejandro es majísimo y la experiencia fue inolvidable, es impresionante actuar delante de casi 3.000 personas», recuerdan.

Hasta han hecho sus pinitos como actrices. Este verano se quedaron sin vacaciones para participar en la serie musical 'Go!azen' de ETB1. «Empezabamos a rodar a las ocho de la mañana y terminabamos a las siete de la tarde, pero mereció la pena, era como estar en unas colonias con amigos», cuentan. De hecho, en la ficción interpretaban a Haizea y Elene, dos jóvenes que vivían aventuras de todo tipo en el campamento de verano Basakabi.

Aunque si les dieran a elegir entre la interpretación o la música lo tienen claro: su pasión es cantar. Y ya no se conforman con cantar las canciones de otros. Desde hace un tiempo, componen sus propios temas. Eso sí, de momento solo se han atrevido a subir uno a Youtube. Se títula 'It was beautiful', incluye videoclip profesional y está a punto de superar las 300.000 visualizaciones. Y sí, también bailan. Quisieron mover el esqueleto en un vídeo -«por hacer algo diferente y ofrecer variedad»- y volvieron a triunfar con más de 22 millones de reproducciones. Saben que los números son importantes porque su sueño es «vivir de cantar». «La música es lo que nos mueve, lo que nos inspira, lo que nos hace felices. Está difícil, pero lo intentaremos».

.
.

It Was Beautiful - Twin Melody (Official Music Video)

Hola Melodiers!!

Ya podéis ver el videoclip de nuestra cación original 'It Was Beautiful' !! YAY !! Hemos estado anunciando el videoclip de It Was Beautiful por mucho tiempo! Por eso, nos gustaría pediros disculpas y deciros que tuvimos algunos problemas con el primer videoclip que grabamos y tuvimos que grabar otro de nuevo :).

Esta canción trata sobre una amiga/amigo o novio/novia en la que confiabas pero te traicionó o engañó. Y ahora es cuando le dices It Was Beautiful pero que pasas de él/ella jaja :P

Nos sentimos super agradecidas y bendecidas de tener fans como vosotr@s, nos hacéis muy felices :D !! NO OS OLVIDÉIS de escribir lo que pensáis en los comentarios :)

Muchas gracias por leer la descripción jaja lo apreciamos mucho :D Comenta 'It Was Beautiful was beautiful' para que sepamos que lo leíste :P





°

viernes, 24 de febrero de 2017

Donostia con Izar y Sara

Invito a los internautas españoles a que tengan la bondad de explicarnos cómo es posible que un partido político pueda llegar a ser capaz de evitar hacer un pronunciamiento en favor de una bebé de dos años recientemente acuchillada por su propio padre.

Después de esto... ¿pueden seguir hablando de suelos éticos? ¿de los derechos de las víctimas?

Una verdadera vergüenza que retrata tal cuál el estado de descomposición de la sociedad española.

Les compartimos esta nota publicada en Naiz:

El Ayuntamiento de Donostia pide la libertad de Majarenas con el apoyo de todos excepto el PP

El Ayuntamiento de Donostia ha reclamado la libertad de la presa política vasca Sara Majarenas. PNV, PSE, EH Bildu e Irabazi han votado a favor, mientras que el PP se ha abstenido.
Los grupos municipales del Ayuntamiento de Donostia del PNV, PSE, EH Bildu e Irabazi han aprobado un texto que pide la libertad de la presa política vasca Sara Majarenas, cuya hija Izar fue atacada por su padre. El PP se ha abstenido.

El texto recuerda que Izar cumplirá tres años el próximo 2 de marzo y que a partir de ese momento será separada de su madre, presa en Picassent, a 600 kilómetros de Donostia. «Esta separación incidiría negativamente en la salud sicológica y emocional de la niña», señala el documento aprobado.

Además, recuerdan que Majarenas ya ha cumplido tres cuartas partes de la condena y que ha solicitado acogerse a beneficios penitenciarios. «No hay razones legales para impedir su puesta en libertad», señala.

Por ello, el pleno ha solicitado que se inicien los trámites para la puesta en libertad «inmediata» de Majarenas «evitando así la traumática separación y garantizar la plena recuperación» de Izar.






°

Esparza Zabalegi | Carlismo y Música Celestial

Le damos seguimiento al tema del Carlismo navarro que a últimas fechas ha dado tela de donde cortar con este texto publicado en Naiz:


Jose Mari Esparza Zabalegi | Editor

He seguido el debate sobre el Museo de Lizarra y la actitud del carlismo en las matanzas del 36. No voy a repetir lo que venimos contando desde hace tres décadas. Fuimos pioneros en poner apellidos a cientos de matones. Sería pueril negar la responsabilidad de la dirección del carlismo navarro en la masacre de un territorio que dominaban, como tampoco puede negarse que en zonas de mayoría carlista fue donde menos fusilados hubo y que alcaldes de boina roja impidieron todo tipo de represalia.

Tampoco se puede negar el antifranquismo de las bases carlistas desde los primeros momentos. El trabajo, aún inédito, de Ricardo Urrizola en los archivos militares, muestra que en todos los pueblos se dieron enfrentamientos, a tiros incluso, de carlistas contra falangistas y militares. El que en 1951 se diera en Iruñea la primera huelga general de la dictadura, solo se explica por ese malestar del carlismo que después de ganar una guerra en 100 años, se retiró a rumiar su decepción, su rabia y posiblemente, su remordimiento. La historia de EKA es hija de todo ello.

Pero una cosa es aclarar las responsabilidades de 1936 y otra distinta es endosar al carlismo el protagonismo «al servicio de la reacción de los ciclos de violencia política más crueles registrados en Navarra entre 1833 y 1950». Como provocación, pase, pero nada más. Para algunos, siempre es más fácil meterse con el carlismo que pedir la disolución de la Guardia Civil, verdadero terror en Navarra desde su llegada en 1844 para perseguir carlistas primero, quintos, comunaleros, pobres, rojos y separatistas después.

El Carlismo fue mucho más y eso tampoco está reflejado en el Museo. Tuñón de Lara es uno de los historiadores que destacan el carácter popular de la rebelión carlista, «que viene a ser, ni más ni menos, que el primer signo de formación de una conciencia nacional». Hasta el virrey de Navarra reconocía en 1834 ese carácter a la sublevación: «la guerra en Navarra es para aquellos habitantes una guerra nacional, y con corta diferencia lo es igualmente en las tres provincias exentas».

La jugada fue perfecta: el Ejército liberal, «de ocupación» se llamaba a sí mismo, arruinó a los pueblos que se vieron obligados a vender los comunales. Los ricos compraron a saldo. Navarra descubrió la privatización; el capitalismo. Liberal y rico se hicieron sinónimos. Entre 1860 y 1897 se enajenaron en Navarra 25.000 hectáreas de comunales, amén de derechos de hierbas, molinos, dulas y trujales. Es ahí donde está el origen de las masacres del 36, y de eso no tuvo la culpa el carlismo, sino el capitalismo liberal. Recuerdo la resistencia de mi pueblo por tener que vender el molino comunal, donde todos molían gratis, por el argumento «progresista» de que tenía que tener un dueño. Y además, el servicio militar, estancos, cédulas personales, maestros castellanos, funcionarios, Guardia Civil, fronteras en el Pirineo etc. Es posible que el carlismo popular vasco no supiera adónde dirigirse (hacia la «independencia de las provincias» apuntaron ya algunas voces) pero tenían muy claro a dónde no querían ir.

Y a fe que en algunos pueblos consiguieron frenar el despojo. En Artajona todo el pueblo compró sus propios comunales y la Sociedad de Corralizas garantizó gratuitamente hasta la electricidad, demostrando que existían otras opciones al capitalismo acaparador. En Olite, donde les habían robado 7.000 hectáreas comunales, el carlismo, con mucha sangre jornalera en las calles, mantuvo una experiencia cooperativa sin precedentes con Caja Rural, Electra, Harinera, Trilladora, Cine y Casa infantil. Era el «socialismo blanco», o «rural», como lo llamó Unamuno.

La Revolución rusa fue el paradigma que animó a los pobres a pedir tierra y libertad al margen de legitimidades dinásticas. Siempre me ha sorprendido la falta de interés de nuestro mundo académico por un fenómeno tan evidente: el desembarco masivo en muchos lugares de Navarra del carlismo al anarquismo primero y al socialismo después. Y la relación parental que hay entre los voluntarios carlistas decimonónicos, los comunaleros amotinados durante la Restauración y los jornaleros fusilados en 1936. Cuando el ejército del general Concha cruzó el Ebro, amenazó al pueblo de Lodosa con arrasarlo por carlista. Setenta años más tarde lo arrasaron por rojo. Colás, el líder anarquista fusilado, era hijo de un jefe carlista. Azcárate, el último fusilado de Olite, era hijo de Galo, el mítico comunalero carlista. En Allo, el círculo carlista acordó en asamblea convertirse en Ateneo Libertario y fueron fusilados en el 36. Estirando la paradoja, si en el siglo XIX sus abuelos no hubieran recuperado de forma tan inteligente su comunal, posiblemente los 40 de Artajona hubieran sido fusilados por rojos, como ocurrió en tantos lugares donde el robo de los comunales proletarizó al campesinado.

Luego, ya es sabido. Del frondoso árbol del carlismo se fueron desprendiendo ramas, una al nacionalismo (Sabino Arana era hijo de carlista) otra al socialismo (Dolores Ibarruri también). Otros se mantuvieron a la espera, hasta la llegada de la izquierda abertzale. Yo hace mucho que entendí por qué mi bisabuelo, jornalero, se fue a pelear con Radica, se sublevó contra las quintas y acabó en la guerra de Cuba. Por qué luego mi abuelo, jornalero también, quemó fascales, tiró piedras contra los corraliceros y acabó en la UGT. Y por qué somos astillas del mismo palo. Quien trepe un poco por su árbol genealógico encontrará nidos similares.

Para algunos historiadores, el carlismo es la «expresión de la conciencia nacional vasca en el siglo XIX». Pero también lo es como incipiente conciencia de clase y ejemplo de resistencia popular. Y de esto tampoco habla el Museo de Lizarra.






°

Se Olvidaron de los Animales

Madrid se vale de cualquier medio para desprestigiar e inclusive criminalizar cualquier expresión cultural vasca. Según se denuncia en esta nota publicada por Naiz, esta vez ha recurrido a tontos útiles que parapetados en los colectivos animalistas han dado rienda suelta a una campaña de guerra sucia en contra de los pobladores de Ituren y Zubieta por lo del asunto que se presentó en Carnavales con respecto al uso de cadáveres de animales.

O sea, se olvidaron de los animales y procedieron a lanzar una campaña de odio en contra de la identidad cultural del pueblo vasco, así de claro.

Lean ustedes:


La alcaldesa de Ituren, María José Bereau, y el alcalde de Zubieta, Ernesto Domínguez, han reprobado la exhibición de animales muertos en los carnavales de estas localidades los días 30 y 31 de enero. También denuncian «las manifestaciones de odio, insultos y amenazas vertidas contra los habitantes de estas dos localidades».

La exhibición de los restos de animales en estas dos localidades navarras, en concreto zorros y jabalíes, está siendo investigada por la Policía Foral.

En un comunicado conjunto, los alcaldes recuerdan que los carnavales de Ituren y Zubieta fueron declarados Bien de Interés Cultural y posteriormente obtuvieron la declaración de Fiestas de Interés Turístico de Nafarroa.

Al respecto, ante las reacciones suscitadas por «determinados comportamientos aislados» durante la celebración de los carnavales, los alcaldes destacan que los mismos son «una expresión cultural popular que los ayuntamientos de Ituren y Zubieta no organizan ni financian, en el que joaldunak y mozorroak son los verdaderos protagonistas».

La exhibición de animales muertos «no forma parte del acervo cultural de la fiesta» y los ayuntamientos reprueban su utilización, agregan los primeros ediles, que se comprometen a «velar por el cumplimiento de la legislación vigente en materia de protección de los animales, en el marco de sus competencias y con los medios a su alcance».

Asimismo, rechazan «el uso interesado y manipulado de imágenes en redes sociales y documentos por parte de determinadas personas y colectivos animalistas, incluyendo fotografías de años anteriores e incluso de fiestas de otras localidades, para crear la falsa apariencia de que el centro de la celebración lo constituye un aquelarre de cadáveres, sangre y vísceras».

«Condenamos todas las manifestaciones de odio, insultos y amenazas vertidas contra los habitantes de estas dos localidades a través de redes sociales y remitidas a los ayuntamientos, mensajes contra los que se está estudiando emprender acciones legales», señalan.






°

Cínicos Asaltantes

Con respecto al dinero que el régimen borbónico franquista robó al pueblo vasco por órdenes del cuatrero Eloy Velasco, nada de nada, sin siquiera dar explicaciones válidas dicen que no lo van a devolver. Suponíamos que Urdangarín lo necesitaba para pagar su fianza pero resulta que ni eso necesita sufragar para poder regresar tranquilamente a Suiza a vivir como rey.

Lean este artículo publicado en Gara:


Sare acudió ayer a la Audiencia Nacional a reclamar que le devuelvan los 104.000 euros que la Guardia Civil le requisó el 12 de enero de 2015 con el plácet del juez Eloy Velasco. En la vista, Fiscalía y AVT esgrimieron diversos argumentos para que el dinero no retorne a manos de la red ciudadana, a la que no son capaces de acusar de nada delictivo.

Agustín Goikoetxea

En el plazo aproximado de quince días, la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional decidirá si devuelve o no a Sare los 104.000 euros que la Guardia Civil le incautó aprovechando una operación contra la solidaridad hacia los presos vascos. Ese dinero está en manos del tribunal especial, al que ayer la red ciudadana solicitó que le reembolse lo que miles y miles de personas aportaron en la cuestación realizada en la movilización del 10 de enero de 2015 para sufragar los gastos de aquella campaña por los derechos de los prisioneros.

Ante la sala conformada por Concepción Espejel, Enrique López y José Ricardo de Prada, se expusieron los argumentos a favor o en contra de atender el recurso de esta iniciativa surgida del seno de la sociedad vasca. A la conclusión de la vista, con cierta prudencia, el sarekide Joseba Azkarraga avanzó que temen que la Audiencia Nacional continúe reteniendo su dinero, por lo que se verán obligados a emplazar a la ciudadanía sobre qué pasos deben dar al respecto.

El letrado de la AVT mantuvo que los fondos no tienen que reintegrarse, aduciendo que pueden dirigirse a «un fin ilícito» al haberse detectado en aquella multitudinaria movilización de Bilbo «personas con chalecos de Herrira», tal y como recogía el auto del juez Eloy Velasco. Lo cierto es que no se identificó a esos supuestos voluntarios que realizaban la cuestación ni se hizo seguimiento de ellos por cuerpo policial alguno. Tampoco se apunta a qué objetivo delictivo se destinaría el dinero obtenido y expoliado.

Este abogado tuvo que reconocer la legalidad de Sare y de sus reivindicaciones, al igual que la manifestación que convocó. El representante de la AVT añadió en su intervención que no hay razón objetiva para perseguir la actividad de la red, por entonces tramitando su legalización ante la Administración.

Ante las supuestas dudas sobre el destino de los 104.000 euros, desde la defensa de Sare se planteó que sea la propia Audiencia Nacional la que, como depositaria de la requisa, se encargue del pago de las facturas que se quieren afrontar.

La Fiscalía argumentó que la retención del dinero es una «medida cautelar» en el marco de la causa que se sigue en el tribunal especial contra decenas de abogados y solidarios con los presos vascos, por lo que hay que esperar a la resolución de la misma. Hasta un futuro juicio, por tanto, no se volvería a abordar qué se hace con lo requisado por la Guardia Civil en la sede de LAB de Bilbo, donde se guardaba el contenido de las 150 bolsas para depositarlo en una entidad bancaria.

Solidaridad en Madrid

Los representantes de Sare no estuvieron solos en su visita a la Audiencia Nacional. Junto al portavoz de la red Joseba Azkarraga acudieron diputados y senadores vascos y catalanes como Joseba Agirretxea (PNV), Oskar Matute y Jon Iñarritu (EH Bildu), Ester Capella i Farré (ERC), así como Carles Campuzano i Canadés y Joan Bagué (PDeCAT). También viajó a Madrid, la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, quien mostró su apoyo, al igual que ELA, que no pudo estar físicamente pero les trasladó su respaldo.

Antes de acceder a la sede judicial, Azkarraga –que asistió a la vista en calidad de convocante de la movilización de enero de 2015– declaró a los medios de comunicación que «todavía hoy les resulta «incomprensible el porqué se nos arrebató un dinero legítimamente recaudado». «¿A qué lógica democrática responde que se nos quite y se nos retengan 104.000 euros?», se preguntó. Atribuyó la requisa del dinero a la lógica de «entorpecer» su labor.

«Sare es un testigo incómodo de las vulneraciones de derechos humanos que el Estado perpetra para con las presas y presos vascos. Un testigo en forma de red muy plural –recordó–, que denuncia una política penitenciaria arbitraria e injusta y ponemos en evidencia a quienes continúan anclados en la venganza y quieren perpetuar el sufrimiento».

Azkarraga añadió que quienes conforman esta iniciativa plural en la defensa de los derechos de presos, refugiados y deportados tendrán «una nueva oportunidad de comprobar si una decisión política revestida de judicial, impide a Sare recuperar lo que nunca se le debió arrebatar con la intención de debilitarnos mediante la asfixia económica».

«Pero que tengan en cuenta simplemente una cosa –destacó–, la continuidad de Sare no está en manos del Gobierno del PP, ni de maniobras, ni de estrategias antidemocráticas. La continuidad de esta red ciudadana está en manos de la ciudadanía vasca. Si Sare existe es porque la sociedad vasca, sensible a las injusticias que hemos venido denunciando, nos da su apoyo de forma reiterada».

Una concentración en Bilbo pide que se devuelvan los 104.000 euros

Horas después de que en la Audiencia Nacional tuviera lugar la vista del recurso interpuesto por Sare, en Bilbo se desarrolló una concentración en la plaza Elíptica en la que se exigió que se devuelva el dinero que muchos de ellos depositaron en las bolsas de la cuestación realizada el 10 de enero de 2015 en aquella manifestación por los derechos de los presos vascos.

Tras una pancarta con el lema «Lapurtutako 104.000 € bueltatu Sareri», los reunidos ante la Subdelegación del Gobierno español en Bizkaia mostraron los dedos acusadores de la actual campaña de esta red ciudadana para denunciar la indefensión que está sufriendo desde hace más de dos años. Los concentrados quisieron dejar claro que no cejarán en la reivindicación de que se les reembolse lo expoliado por la Guardia Civil ni en la demanda al Estado a que cumpla sus propias leyes respecto a los presos.






°

jueves, 23 de febrero de 2017

Telleria y el México Franquista

Una vez más el régimen fascista mexicano se pone en sintonía con el régimen borbónico-franquista, privando de su libertad al refugiado político Angel Telleria.

Les compartimos esta nota publicada en Naiz:


La Procuraduría General de México ha anunciado la detención de Angel Telleria Uriarte en el estado de Guanajuato. Sortu ha denunciado la detención y la enmarca en «la política de venganza del Estado español».

La Fiscalía mexicana ha informado del arresto de Angel Telleria Uriarte en el estado de Guanajuato. En su nota señala que Telleria permanecía en México desde los años 80 y que «el próximo mes de marzo los delitos por lo que era buscado prescribirían».

La detención se produjo ayer en el municipio de León, en un operativo encabezado por agentes de la Agencia de Investigación Criminal. La Fiscalía señala que Telleria «fue trasladado al Instituto Nacional de Migración (INM) para su inmediato traslado» al Estado español.

Telleria contaba con una «Ficha Roja» emitida por la Interpol para su búsqueda y localización.

Sortu: «La detención se enmarca en la política de venganza del Estado español»

Sortu ha denunciado la detención, que la considera «claro ejemplo de la estrategia en contra de la solución que aplica el Gobierno español del PP». Así, la enmarca en «la política de venganza» del Estado.

A su vez, acusa a México de «seguir la línea» de Madrid «impulsando el bloqueo, deteniendo a ciudadanos vascs y utilizando la vía de la represión».





°

Trump el Heteropatriarcal

Mientras que Euskal Herria marcha a la vanguardia en la defensa de los derechos de la comunidad LGBT, Estados Unidos poco a poco recupera su auténtica tradición puritana y de la mano de Donald Trump demuestra que solo los tontos útiles se creen eso de que el televisivo empresario preside sobre "la tierra de los libres y el hogar de los valientes".

Les invitamos a leer este artículo publicado en Naiz:


El presidente de EEUU, Donald Trump, ha revocado una norma proclamada por su antecesor, Barack Obama, que permitía a los alumnos transexuales usar los baños y los vestuarios que prefieran en función del género con el que se identifiquen.

El Departamento de Justicia y el de Educación han enviado una carta a las escuelas públicas del país para notificarles que el Gobierno había decidido suspender la anterior directiva debido a la «confusión» que había creado a nivel local por los diversos litigios que enfrentaba en diferentes cortes del país.

En su misiva, los dos departamentos consideran que «debe tenerse debidamente en cuenta el papel de los estados y los distritos escolares en el establecimiento de la política educativa».

En ese sentido, el fiscal general, Jeff Sessions, ha argumentado en un comunicado que el acceso de los estudiantes transexuales a los baños y vestuarios que coinciden con su identidad de género es un asunto sobre el que deben decidir los distritos escolares y los gobiernos locales, no el Gobierno federal.

De esta forma, el Gobierno Trump se ha puesto del lado de los estados gobernados por republicanos que aseguraban que Obama se excedió en su poder al proclamar una norma que, aunque no tenía rango de ley, amenazaba con arrebatar fondos federales a las escuelas que no permitieran a los alumnos usar los baños de su elección.

Sin la norma de Obama, ahora las entidades locales tendrán libertad para proclamar sus propias leyes y determinar si los estudiantes pueden o no usar los baños que deseen de acuerdo con el género con el que se identifiquen.

En su carta a las escuelas, el Departamento de Justicia y de Educación consideran que el sistema educativo debe asegurarse de que todos los alumnos, incluidos aquellos que pertenecen a la comunidad lésbica, gay, bisexual y transexual (LGBT), pueden «aprender y prosperar en un ambiente seguro».

La decisión de Trump no afecta a la parte de la norma de Obama que instruía a las escuelas a prevenir el acoso escolar.

«Igualdad para todos»

Poco después del anuncio, varios demócratas del Congreso, como la líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el senador Dick Durbin, han considerado que la decisión de Trump acentuará la discriminación de los estudiantes transexuales en las escuelas de Estados Unidos.

«Retirar la histórica norma del Gobierno de Obama para proteger a los estudiantes transexuales es un duro golpe para un grupo de jóvenes ya vulnerable de por sí», ha argumentado Pelosi, quien entiende que este es un asunto de «igualdad para todos» y no de la autonomía de los estados frente al poder del Gobierno federal.

El cambio de posición del Gobierno no tendrá un gran impacto, pues la medida de Obama fue bloqueada en agosto pasado por el juez federal de Texas Reed O'Connor, a petición de 13 estados.

No obstante, el giro adoptado por Trump sí impactará en los litigios que están sin resolver y que incluyen un caso que tenía previsto atender el Tribunal Supremo en marzo.

Precisamente, el Gobierno comunicó este miércoles al Tribunal Supremo que retira su apoyo al joven de Virginia Gavin Grimm, que se identifica como hombre y denunció al Departamento de Educación porque su escuela le obligó a utilizar los baños que coincidían con su sexo biológico.







°