martes, 29 de diciembre de 2015

Promoviendo el Nudismo en México

Hace unos meses denunciábamos el retroceso que está expreminentando el enfoque legal con respecto a la práctica del nudismo y del naturismo en el estado español.

En cierta medida para darle seguimiento a aquello les hemos querido compartir esta nota publicada en Proceso:

Con el objetivo de difundir el nudismo social y familiar en México, del 28 al 30 de enero de 2016 se realizará en Zipolite, Oaxaca, el Sexto Encuentro Latinoamericano de Nudismo.

Al anunciar el evento, primero en su tipo en México, el presidente de la Federación Nacional de Nudismo, Juan Marcos Castañeda, recordó que el 6 de mayo de 2007 el fotógrafo estadunidense Spencer Tunick logró desnudar a casi 19 mil mexicanos en pleno Zócalo capitalino.

Años más tarde, el 30 de octubre de 2014, fotografió a 110 mujeres desnudas en las calles de San Miguel Allende, Guanajuato, con motivo del Día de Muertos. Sin embargo, agregó, “todavía impera mucho la mentalidad de que el nudismo es algo malo, algo prohibido”.

En opinión del escritor y productor de la obra teatral “Empelotados”, Antonio Díaz Altamirano, la gente le tiene miedo a su desnudez por educación y prejuicios, pero también porque le temen a su cuerpo.

–A ver, ¿por qué aquí no hay nadie desnudo? –preguntó Antonio.

–¡Porque hace frío! –exclamó una voz entre los representantes de la prensa.

–Pero si fuera verano estaríamos igual. Algunos incluso con chamarra –reviró.

“Se nos enseña que el cuerpo humano no es algo bueno y no es algo digno de mostrar, y eso perjudica en gran manera la auto-aceptación que tenemos de nosotros mismos. Hemos cargado todo el tiempo que hay algo malo en nuestro cuerpo que deberíamos de ocultar. Y precisamente porque así se nos educa, porque el cuerpo se relaciona directamente con el placer y la sexualidad, por eso hay que prohibirlo, ocultarlo”, apuntó.

Sin embargo, subrayó, eso no es privativo de México, la práctica es prohibida a nivel mundial. Y puso como ejemplo la Burka, ropa tradicional usada por mujeres musulmanas. “¿Por qué? Porque se sigue pensando que el cuerpo humano tiene algo que incita a los hombres a hacer cosas malas. Cuando uno se da el permiso de desnudarse frente a otras personas, junto con la familia, te das cuenta de que esto es una mentira y que podemos convivir perfectamente sin acabar todos en una orgía”.

Desde su perspectiva, el nudismo reconcilia a nivel interior a los hombres con las mujeres y “dejamos de tenernos miedo unos a otros”. Son muchas bondades las que tiene el nudismo y la auto-aceptación, apuntó.

En ese sentido, Juan Marcos Castañeda resaltó la importancia del evento y su sede. La intención es rescatar el turismo nudista, aseguró.

Además del nudismo y la aceptación corporal, los organizadores del encuentro en Zipolite también hablarán de la mercadotecnia, por lo que además de las conferencias, el programa incluirá caminatas en las mañanas, yoga, reuniones nudistas por la noche con karaoke y baile, así como el estreno de una obra de teatro nudista, una sesión de relajación y una magna fiesta de despedida.

El Encuentro Latinoamericano de Nudismo surgió en 2007 en Brasil y Argentina, con la idea de crear un espacio de convivencia entre los nudistas, y crear un organismo para agrupar a distintas asociaciones nudistas de América Latina.

Durante el encuentro en Zipolite se presentará la obra de teatro “Empelotados”, que trata sobre el nudismo, los miedos, inseguridades y malos entendidos que hay acerca de esa práctica.

“Son tres escenas cortas que reflejan con humor diferentes situaciones que enfrentan quienes se atreven a desnudarse por primera vez en público”, explicó.

Antes de finalizar el acto donde se anunció el encuentro nudista se preguntó a Antonio Díaz y Lina Ortiz –miembro fundador de la Federación Mexicana de Nudismo– si les costó trabajo quitarse la ropa, y aseguraron que no.

Lina, desenfadada, argumentó que desde su infancia le inculcaron el respeto al cuerpo humano, tanto femenino como masculino, y Antonio comentó que los hombres son más desinhibidos, pero a las mujeres les cuesta más trabajo desnudarse en público por temor a la crítica, pero de su propio género, apuntó.





°